Morella

Encaramada en lo alto de un promontorio, como si de una gran fortaleza se tratara, se levanta el pueblo de Morella, visible desde muchos kilómetros a la distancia sobre el paisaje montañoso del Maestrazgo castellonense.

El centro histórico está rodeado por una muralla de origen medieval de más de dos kilómetros de longitud y que todavía resiste el paso de los siglos. En su interior, las estrechas callejuelas de Morella serpentean alrededor de una montaña en cuya cumbre se halla majestuoso el castillo, una bastión militar desde la época romana y que aprovecha la roca natural para potenciar sus cualidades defensivas.

El castillo ha sido modificado y ampliado numerosas veces a lo largo de la historia y en la actual construcción se pueden ver vestigios islámicos y cristianos, posteriores a la Reconquista de la ciudad allá por el siglo XIII. Ya en épocas más recientes, el castillo de Morella fue también un enclave estratégico para el bando sublevado durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840).

El castillo se puede visitar previo pago de la entrada (3,5 euros) y solo por las vistas desde sus atalayas merece la pena entrar. En el complejo también se puede visitar el Palacio del Gobernador, excavado en el interior de la roca.

Además de esta fortaleza, en Morella vale la pena perderse por las angostas callejuelas del centro, repletas de tiendas de recuerdos y restaurantes. La industria textil ha sido muy importante en la comarca desde tiempos inmemoriales y se venden muchos productos artesanos típicos de la zona.

Otro punto destacado del pueblo es la basílica de Santa María la Mayor, de estilo gótico y con un bello portal principal. El pequeño edificio del Ayuntamiento también es de estilo gótico, igual que el convento de San Francisco.

Pero las vistas más bonitas de Morella son las del propio pueblo desde la lejanía. Para ello tendréis que coger el coche y alejaros unos kilómetros para contemplarlo desde la distancia. Uno de los mejores miradores está siguiendo la carretera N-232 en dirección a Vinaroz-Castellón. A unos 3 kilómetros del pueblo está indicado un desvío a la derecha que asciende una pequeña montaña por una estrecha carretera.

Panorámica de Morella.


Centro histórico de Morella.


Muchas calles son empinadas cuestas.


Bonitos soportales a ambos lados de la calle.


Basílica de Santa María la Mayor.


Claustro del convento de San Francisco.


Fachadas blancas bajo el castillo.


El castillo domina todo el pueblo.


Un tramo de muralla con el castillo en lo alto.


Vistas desde el castillo de Morella.


Otra vista desde el castillo, con la plaza de toros en primer plano.


Morella, visto desde la lejanía.

No hay comentarios: