El zoo de Guadalajara

¿Guadalajara tiene zoológico? Pues sí, y además... ¡es gratis! No se trata de un zoo al uso con sus leones, tigres y elefantes, pero tiene un montón de animales autóctonos de la fauna ibérica, que seguro les encantarán a los niños, así que es una excursión perfecta para pasar el día. Y además se puede acompañar con una buena comida en la ciudad castellanomanchega.

El zoo de Guadalajara se encuentra en un parque al norte de la ciudad, cerca del río Henares, muy agradable para pasear porque tiene bastante sombra y los peques podrán corretear tranquilamente.

Nada más entrar, a mano derecha, se puede ver a las nutrias en un pequeño recinto con una charca, a modo de río, donde estos simpáticos animalitos se bañan y nadan. Gracias al cristal transparente que protege el recinto se puede ver cómo bucean por debajo del agua.

Siguiendo el recorrido se pueden ver estanques con patos, diferentes tipos de aves, cabras montesas y ciervos, uno de los animales que más gustan a los niños y que incluso podrán tocar con sus manos. Por el camino se pueden ver también muchos pavos reales sueltos, pues son los auténticos reyes del zoo ya que no tienen ningún recinto delimitado y campan a sus anchas por los caminos cruzándose con los visitantes.

Dentro del parque también hay jabalís, zorros y muchos otros animales, aunque los reyes son sin duda el lobo y el oso. Sin embargo, estos dos animales son muy escurridizos y difíciles de ver porque suelen estar más activos por la noche y se esconden bien entre la maleza.

Y aunque el zoo está centrado en animales ibéricos, también se ha colado algún ejemplar exótico. Los más destacables son los emús, una especie de avestruces australianos, que emiten un poderoso sonido gutural que parece un tambor. Se puede escuchar desde la otra punta del parque.
Un pavo real encaramado a la valla.


Paseando por el zoo.


Una cabra.

Un pavo real nos muestra su cola.


Hola, ¿qué tal?


Un frondoso pinar.


Tuvimos suerte de pillar al lobo.


Los peques contemplando los animales.


Ciervos.


Un jabalí.

No hay comentarios: