RIVIERA MAYA (enero 2015)





Día 1. Playa del Carmen
Día 2. Tulum
Día 3. Cozumel
Día 4. Cobá y Gran Cenote
Día 5. Chichen Itzá-Valladolid y los cenotes de Xkeken y Samula
Día 6. Isla Mujeres
Día 7. Playa del Carmen


DINERO
El peso es la moneda oficial de México, pero el dólar y el euro también se aceptan en casi todos los comercios de la Riviera Maya. En los sitios más turísticos los precios se muestran directamente en dólares y, a veces, no merece la pena transformarlos a pesos porque el cambio que te aplican puede ser peor. No obstante, vale la pena llevar pesos en el bolsillo, sobre todo para las pequeñas transacciones o para pagar fuera de las zonas turísticas. En la mayoría de cajeros automáticos se pueden sacar pesos y dólares.

En toda la Riviera Maya existe una dualidad de precios muy notable. En las zonas más enfocadas al turismo, como la Quinta Avenida de Playa del Carmen, te pueden clavar fácilmente 5 dólares por una cerveza o 50 dólares por un bañador en una tienda de moda. En cambio, fuera de estas zonas turísticas, los precios son muy económicos, más acorde a los que se barajan en el resto de México.


Billete de 20 pesos mexicanos.


ALOJAMIENTO
La Riviera Maya está plagada de enormes complejos hoteleros de todo incluido en los que una vez te pones la pulserita, puedes dejar la cartera en la caja fuerte de la habitación y olvidarte de todo. La mayoría de turistas nos alojamos en este tipo de hoteles porque contratamos paquetes organizados, que incluyen vuelo y alojamiento, y que son bastante económicos. Dependiendo de la calidad del hotel, los precios oscilan entre los 1.000 y los 1.400 euros por una semana de todo incluido. Fuera de temporada se pueden encontrar gangas a partir de 800 euros.

Estos grandes complejos de todo incluido suelen contar con varios restaurantes temáticos, tiendas, piscinas, discoteca, playa privada, etc. Son prácticamente mini-ciudades en las que puedes comer y beber lo que te dé la gana, a cualquier hora del día, solo mostrando la pulserita. La calidad de estos establecimientos suele ser similar a la de un 4 estrellas en España.

Si te pones a buscar por tu cuenta el vuelo y el alojamiento en un hotel económico, el ahorro tampoco será considerable. Además, a ese presupuesto habrá que sumarle el dinero que te gastarás en comer y en beber. Si se echan cuentas, vale la pena pagar un pelín más y darse el lujo de un todo incluido.


El hotel Riviera Princess, donde nos alojamos nosotros.


COMIDA
La comida mexicana es conocida internacionalmente y una razón más que suficiente para visitar México. El problema de estar alojado en un hotel de todo incluido es que suele ser difícil probar comida mexicana auténtica porque sus restaurantes son más internacionales.

Aunque no apetece pagar por comer fuera del hotel cuando te has dejado una pasta por el todo incluido, vale la pena salir, aunque solo sea una vez, a probar la gastronomía mexicana. No obstante, en Playa del Carmen casi todos los restaurantes están muy enfocados al turista y tienen poco de auténtico. La ciudad de Valladolid, cerca de las ruinas de Chichen Itzá, sí es un buen lugar para comer tacos caseros y otras delicias mexicanas.


TRANSPORTE
La mejor forma de moverte por la Riviera Maya es, sin duda, alquilando un coche. Aunque los guías turísticos de los paquetes organizados intentan quitártelo de la cabeza contándote historias de inseguridad, multas de tráfico y otras batallitas, lo único que pretenden es que contrates excursiones organizadas con ellos.

La realidad, sin embargo, es que no hay ningún problema para conducir por la Riviera Maya. Las carreteras son muy buenas, están bien señalizadas y son seguras. La policía tampoco busca turistas para multar, salvo que incumplas la normativa de tráfico, como en todos los sitios.

El coche te permite tener total libertad para moverte, algo muy importante cuando te alojas en un hotel de todo incluido porque suelen estar situados en la carretera, apartados de los sitios de interés, y hace falta un medio de transporte para ir a cualquier lugar.

Otra opción a tener en cuenta son los colectivos, furgonetas que circulan durante todo el día por la autovía entre Cancún, Playa del Carmen y Tulum. Solo hace falta salir a la autovía y alzar la mano cuando pase una. Es el medio de transporte más utilizado por los locales porque es muy barato y bastante rápido. El colectivo es muy útil para ir a Playa del Carmen o Tulum, pero si se quiere ir hacia el interior de la península del Yucatán es necesario el coche de alquiler.

Por último, la tercera opción para moverse por la Riviera Maya es contratar las excursiones que ofrecen los hoteles. Son caras y se pierde bastante tiempo porque los autobuses acostumbran a ir parando en diferentes hoteles para ir cargando gente. Sobra decir que es la alternativa menos recomendable de todas.


Un colectivo, en la autovía entre Cancún y Playa del Carmen.

2 comentarios:

Montse Goma dijo...

Fenomenal información! Super completa, de gran utilidad para preparar nuestro viaje.

stephannie c dijo...

Exc guia! Muchas gracias por la info tan buena! Estoy pleanendo mi viaje y ha sido muy util!