Trujillo

Situada en la provincia de Cáceres, esta ciudad extremeña nos evoca al Medievo. Recorriendo sus calles empedradas nos transportamos fácilmente al pasado. De raíces bien diversas, Trujillo está impregnada de historia. Primero, la romana Turgalium, origen indiscutible de su actual nombre. Más tarde, tomada por visigodos y árabes hasta que en el siglo XII se convirtió en cristiana.

Ciudad de conquistadores que vio nacer a dos Franciscos: de Orellana y de Pizarro. Es este último, descubridor del Perú, quien se yergue a lomos de su caballo en la Plaza Mayor. Detrás se levanta la Iglesia de San Martín, de estilo Renacentista y construida entre los siglos XIV y XVI.

También podemos visitar la iglesia románica de Santa María la Mayor, edificada sobre una antigua mezquita árabe y en cuyo interior podemos admirar el retablo gótico de Fernando Gallego (1480), considerado uno de los mejores de toda Extremadura. Alzándose sobre la ciudad no podemos olvidarnos del Castillo Califal que recuerda el origen árabe de la ciudad.

Para ver Trujillo en su máximo esplendor, el mejor día del año es, sin duda, el Domingo de Resurrección, cuando se celebra la tradicional Fiesta del Chíviri. En sus inicios conmemoraba la llegada de la primavera, pero los festejos se han visto poco a poco desvirtuados por la Semana Santa añadiendo contenidos religiosos a la celebración. También, desde 1986, se organiza ese día la Feria del Queso y del vino. No resulta extraño por tanto que el queso por excelencia de Trujillo tome el nombre de su gran fiesta, el Chíviri.


Pizarro protege la entrada a la iglesia de San Martín.


Panorámica de la Plaza Mayor de Trujillo.


Vista de Trujillo desde lo alto.


Bonita sombra de un campanario.


Las calles empedradas son características de la ciudad.

2 comentarios:

Bleid dijo...

Precioso.
No conocia este lugar de oidas quizas pero muy vagamente y me ha sorprendido gratamente
las calles adoquinadas y las fachadas de piedra antigua son mi debilidad

un abrazo

Telémaco dijo...

Hola Bleid. Vale la pena acercarse hasta Trujillo y Extremadura, en general, esconde rincones muy bonitos. Ideal para escapadas de turismo rural. Saludos!