Brecon Beacons

De regreso a Cardiff atravesamos el Parque Nacional de Brecon Beacons, el más cercano a la capital galesa y uno de los más concurridos en fin de semana. El parque está atravesado por una pequeña cadena montañosa, que da nombre al parque y que alcanza los 886 metros, la máxima altitud en todo el llano sur de Gales.

A pesar de su escasa altura, los montes de Brecon Beacons ofrecen un bello paisaje alpino con verdes praderas, ovejas pastando y pequeños lagos de origen glacial, que se desprenden formando ríos y cascadas. Hay cientos de rutas para caminar o montar en bicicleta, aunque nosotros no tuvimos tiempo para apreciarlo en todo su esplendor y nos conformamos con recorrer algunas de sus carreteras secundarias.

En Brecon Beacons también se esconden pintorescos pueblos como Crickhowell, ideales para apreciar la vida rural de Gales. Al sureste del parque encontramos el menos agraciado pueblo de Blaenavon, aunque no por ello menos interesante. El valle de Blaenavon es un magnífico reflejo del pasado industrial y minero de Gales, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000.

Se pueden visitar los restos de unos altos hornos de finales de finales del siglo XVII, la época de la Revolución Industrial. El plato estrella, sin embargo, es descender a la mina de carbón de Big Pit, clausurada en 1980 y transformada en un atractivo museo sobre la extracción de este mineral. Son visitas guiadas y se desciende hasta los 90 metros de profundidad. Algunas zonas de la mina se han conservado tal y como eran a principios del siglo XX.


Panorámica de Brecon Beacons.


Bosque todavía sin hojas en Brecon Beacons.


Caminando por los bosques de Brecon Beacons.


Los restos de un árbol.


Ascendiendo los montes de Brecon Beacons.


Parece un paisaje sacado de los Alpes.


Otro vistazo a las montañas de Brecon Beacons.


Mina de carbón de Big Pit.

2 comentarios:

Aran BL dijo...

Desde luego que recorrer carreteras secundarias a veces es toda una aventura jeje, y para el que no conduce y puede apreciar los paisajes son todo un lujo. Parece un sitio muy chulo para pasear y hacer rutas, gracias por compartirlo! :)
Un saludo!

Telémaco dijo...

Hola Aran BL. Sí, perderse por las carreteras secundarias de Gales es todo una experiencia. En algunas pasa justo un coche, pero todas esconden sorpresas! Un saludo!