St. Davids

Desde Tenby atravesamos el interior del condado de Pembrokeshire para llegar a St. Davids, la ciudad más pequeña de Gran Bretaña con apenas 1.800 habitantes. Su fantástica catedral del siglo XIII es la razón que dio a esta villa medieval el título de ciudad, todo un orgullo para los lugareños. Tampoco hay que dejar de visitar las ruinas del cercano Palacio del Obispo, construido a la par que la catedral.


Un alto en el camino hacia St. Davids.


El colorido pueblo de Solva, cerca de St. Davids.


Playa solitaria junto a la carretera.


Catedral de St. Davids.


Desde St. Davids se pueden hacer muchas excursiones por el norte del condado. Todo el litoral forma parte del Parque Nacional de la Costa de Pembrokeshire y existen infinidad de rutas para hacer senderismo o pedalear en bicicleta. El Wales Coast Path, el sendero que bordea toda la costa de Gales, ofrece algunos de los tramos más espectaculares en las costas de St. Davids. En los alrededores del pueblo también podemos encontrar buenas playas como la de Whitesands Bay.

En el centro de visitantes de la ciudad se pueden contratar excursiones en barco a la isla de Ramsey, un paraíso natural para las aves marinas donde también te puedes topar con alguna foca. Con suerte se pueden divisar ballenas y delfines.

Otra actividad muy popular en la zona es el Coastering, un deporte que consiste en saltar al vacío desde los escarpados acantilados de las costas de St. Davids. Hace falta traje de neopreno, casco y un monitor especializado. Hay muchas agencias dedicadas a este tipo de actividades.


Senderismo por el Wales Coast Path.


Ovejas galesas en el prado.


Estos carteles marcan el Wales Coast Path y son de ayuda para los senderistas.


Seguimos de ruta senderista.


Panorámica de la playa de Whitesands Bay.


Preciosos caballos.


Vale la pena perderse con el coche por las carreteras secundarias que bordean la costa norte del condado. Cuanto más estrechas sean, mejor, porque suelen desembocar en pequeños pueblos olvidados o en espectaculares vistas sobre el mar de Irlanda.

Cerca de Newport se erige el dolmen de Pentre Ifan, considerado el Stonehenge de Gales. Tiene más de 4.500 años y está coronado por una enorme piedra de 5 metros y 16 toneladas. El dolmen se erige en medio de campos verdes plagados de ovejas.


Estrecha carretera rodeada de hierba.


En las curvas te avisan para que reduzcas la velocidad en inglés y en galés.


Magnífico paisaje verde.


El puerto viejo de Fishguard.


Señal de 'Ceda el paso', también en galés.


Un aislado puerto de pescadores, entre St. Davids y Fishguard.


El mar golpea la costa con fuerza.


Una playa solitaria.


Pintoresca iglesia de St. Brynach, en el pueblo de Nevern.


Dolmen de Pentre Ifan.

4 comentarios:

Paco Piniella dijo...

Esta muy bien salirse de las rutas habituales. Saludos viajeros

Telémaco dijo...

Hola Paco. Sí, Gales no es un destino demasiado visitado, sobre todo fuera de la temporada de verano. Un saludo!

MTTJ dijo...

Estos lugares solitarios me encantan. Unas fotos preciosas y unos paisajes de ensueño.

Un abrazo

Telémaco dijo...

Muchas gracias MTTJ. En Gales se pueden encontrar muchos sitios solitarios y aislados. Es fácil escapar de las multitudes. Saludos!