Llanes

Pasear por esta villa pesquera de Asturias es revivir la lucha de los marineros contra la fuerza del Cantábrico, batalla que data de la Edad Media cuando Llanes era considerado uno de los puertos más peligrosos del norte de España.

La riqueza de sus caladeros, abundantes en sardina, merluza y besugo, animó siempre a desafiar las olas y convirtieron Llanes en un próspero enclave comercial. Actualmente el puerto está protegido por un espigón de enormes bloques de hormigón, que el artista vasco Agustín Ibarrola ha transformado con sus vivos colores en una obra de arte: Los Cubos de la Memoria.

Las vistas de la abrupta costa cantábrica desde el espigón son espectaculares y un vistazo al interior nos muestra cómo las crestas de la Sierra de Cuera, abrazan con cariño la villa de Llanes para protegerla de los fríos vientos de los Picos de Europa.

Las calles del pueblo muestran regias fachadas de palacios y mansiones de ricos comerciantes y también humildes casas de piedra de pescadores. Muchas albergan ahora restaurantes o sidrerías que invitan a probar la suculenta gastronomía local.

La Basílica de Santa María del Conceyu, una mezcla de arquitectura románica y gótica, es, seguramente, el edificio más emblemático del casco histórico de Llanes, cuyos alrededores esconden solitarias playas para zambullirse en las frescas aguas del Cantábrico.


Los Cubos de la Memoria, en la entrada al puerto de Llanes.


Detalles de los Cubos de la Memoria.


Una bonita plaza en el centro del pueblo.


Agradable sidrería en un rincón de Llanes.


Basílica de Santa María del Conceyu.


La abrupta costa que rodea Llanes.


Playa de San Antolín.


Playa de Toronda.


Playa de Torimbia.

1 comentario:

Muñekita CaT dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besos

Catherine