Rezos musulmanes


Minarete de la Mezquita Azul en Estambul.


Uno de los sonidos más fascinantes cuando visitamos un país musulmán es el de la llamada a la oración que procede de los altavoces situados en lo alto de los minaretes de las mezquitas.

Tal y como dicta el Islam, todo musulmán que se precie debe orar cinco veces al día. Y cada rezo debe realizarse en un momento concreto del día:

  • Oración del alba: antes del amanecer.
  • Oración del mediodía: cuando el sol no ha realizado la mitad de su camino hacia poniente.
  • Oración de la tarde: antes de que el sol adquiera la tonalidad anaranjada propia del atardecer.
  • Oración de la puesta del sol: justo después del ocaso.
  • Oración de la noche: cuando ya es noche cerrada.

Preparándose para entrar a orar en la mezquita.


La oración o azalá (en árabe) no es necesario realizarla siempre en el interior de las mezquitas. Eso sí, es obligatorio rezar mirando hacia La Meca, el centro espiritual musulmán. También hay que descalzarse, a poder ser, lavarse los pies antes de realizar el acto religioso, y arrodillarse encima de una tela o alfombra. No es difícil encontrar musulmanes orando en medio de la calle, en un aeropuerto o en un parque.


Cuando no hay una mezquita a mano, uno siempre puede juntarse con los colegas para rezar en la calle.


El viernes es el día festivo musulmán (lo que equivaldría al domingo para los cristianos o al sábado para los judíos, el shabat) y es en ese día especial cuando el rezo del mediodía debe llevarse a cabo en el interior de una mezquita y acompañado de toda la comunidad religiosa. De ahí que los viernes, los musulmanes acudan en masa a las mezquitas para orar y se prohibe la entrada a los turistas. Es un dato a tener en cuenta siempre que se viaja a un país árabe.

Para evitar que el musulmán se olvide de uno de los rezos diarios, el muecín llama a su comunidad a través del Adhan. Ese es el sonido tan característico y cautivador que inunda las calles de las ciudades árabes. La traducción de esta llamada sería algo así:

Dios es más grande, Dios es más grande
Dios es más grande, Dios es más grande
Atestiguo que no hay más dios que Alá
Atestiguo que no hay más dios que Alá
Atestiguo que Mahoma es el mensajero de Alá
Atestiguo que Mahoma es el mensajero de Alá
Acudid a la oración. Acudid a la salvación.
Dios es más grande, Dios es más grande.
No hay más dios que Alá.

De esta manera, todo musulmán recuerda la grandeza de Alá y el momento del día para rezar.



VÍDEO: Llamada a la oración en la mezquita Sherif Al-Hussein de Aqaba, Jordania.



No hay comentarios: