Briones

Rodeado de viñedos y bañado por las aguas del Ebro se levanta el pueblo de Briones, en plena región vinícola de La Rioja. La villa, de apenas 800 habitantes, emerge sobre una colina y parece flotar sobre las cepas alineadas hasta perderse en el horizonte.

A muchos les sonará Briones por la serie de TVE Gran Reserva, esa especie de Falcon Crest a la española, que tanto éxito ha logrado en la pantalla. La mayoría de sus escenarios están rodados en los alrededores del pueblo.

Y una de las grandes razones para visitar Briones, cómo no, es el vino. El Museo de la Cultura del Vino de las bodegas Dinastía Vivanco es buen lugar para empaparse de todos los matices de este caldo milenario.

Recorriendo sus salas observaremos todos los procesos de producción, clases de uva y tipos de vino que se embotellan en La Rioja. El museo cuenta también con un importante espacio dedicado a la historia del vino, con exposiciones de maquinaria antigua y demás aparejos utilizados a lo largo de los años.

Después del museo se puede, y se debe, visitar la moderna bodega construida en profundidad bajo las viñas que rodean el museo. No tiene nada que ver con aquellas bodegas antiguas con telarañas en los toneles, que también tienen su encanto. Ésta se parece más a las grandes bodegas californianas del Valle de Napa, con la última tecnología, relucientes barricas y una limpieza quirúrgica en todos los rincones.

La visita a la bodega termina con una pequeña cata de vinos, ideal para abrir boca antes de llenar el estómago con unas patatas a la riojana y un buen asado en el restaurante panorámico del museo.

Además del museo del vino, Briones también ofrece un agradable centro histórico para relajarse paseando por sus tranquilas callejuelas. La iglesia gótica de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI, y el Palacio del Marqués de San Nicolás, sede del ayuntamiento, son sus edificios más emblemáticos.


Briones emerge al fondo de los viñedos.


Las viñas, desnudas por el invierno.


Campanario de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.


Plaza del ayuntamiento, en Briones.


Ilustración de nuestro banquete:Patatas a la riojana, asado y un buen crianza.

4 comentarios:

Bleid dijo...

Conozco esta poblacion , cuando estuvimos por la zona pasamos pero muy rapido.
realmente es una zona impresionante toda la Rioja
un saludo

Telémaco dijo...

Hola Bleid

Sí, vale la pena acercarse a La Rioja de vez en cuando. Buena gastronomía y excelente vino. Además de bonitos rincones y monasterios...

Saludos!

Meritxell Beltrán dijo...

HOla :)
Nos encantó Briones y la visita al Museo del Vino de la dinastía Vivanco. El pueblo es muy bonito y madre mía como se come!
En general pasamos unos días geniales en la Rioja.
Un abrazo viajeros.

Telémaco dijo...

Hola Meritxell, sí el Museo del Vino no gustó mucho y comimos de maravilla. Y el vino estaba de lujo, desde entonces somos fans de esa bodega. Saludos!