Hué

De Sapa a Hué no existen trenes directos y hay que parar obligatoriamente en Hanoi, donde llegamos por la mañana en otro tren nocturno. Al llegar, fuimos de nuevo al hotel Camel City a recoger los billetes a Hué para esa misma noche y aprovechamos el resto del día para acabar de visitar la capital vietnamita.

El tren a Hué salió a las seis de la tarde y tardó 13 horas en llegar. El billete en litera blanda nos costó 50 dólares. Es importante comprar provisiones para la cena porque los trenes vietnamitas son muy básicos y no tienen vagón-restaurante.


Llegando a Hué.


Exterior de la estación de trenes de Hué.


Hué fue la capital de Vietnam desde principios del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial, bajo el reinado de la dinastía Nguyen. Esta saga de emperadores, casi todos títeres del gobierno colonial francés, construyó y fue ampliando la Ciudadela de Hué, una enorme fortaleza a semejanza de la Ciudad Prohibida de Pekín. Entrada: 80.000 dongs (3 euros).

Esta ciudadela, levantada a orillas del río del Perfume, sigue siendo el gran atractivo de Hué, aunque la mayoría de sus edificios fueron destruidos durante las guerras de independencia contra los franceses y los americanos. Pese a todo, todavía siguen en pie las imponentes murallas que rodean el recinto y sus ornamentadas puertas de acceso. La Unesco está financiando la reconstrucción de los edificios, pero los trabajos avanzan muy lentamente.

En la entrada principal de la Ciudadela destaca la Torre de la Bandera, donde ondea la enseña más grande de Vietnam. Frente a ella se levanta la majestuosa Puerta Ngo Mon, seguramente la construcción más llamativa del recinto.

En el corazón de la Ciudadela se encuentra la llamada Ciudad Púrpura Prohibida, que era una especie de fortaleza dentro de la fortaleza. Estaba reservada para uso exclusivo de los emperadores y fue totalmente arrasada por las guerras. Solo se pueden ver pequeños edificios y pabellones, muy lejanos a su antiguo esplendor.


Puerta de Ngo Mon, en la Ciudadela de Hué.


La Torre de la Bandera.


Las murallas de la ciudadela.


Otra puerta de acceso a la Ciudadela de Hué.


Un foso de agua separa las viviendas de la ciudadela.


Dentro de la ciudadela hay varias reliquias de la Guerra de Vietnam.


Más juguetes olvidados por los americanos en Vietnam.


Turistas en el interior de la Ciudadela de Hué.


Ciudadela de Hué.


Las puertas son las piezas mejor conservadas de la ciudadela.


La mayoría de los edificios que formaban la Ciudad Púrpura fueron destruidos.


También se puede recorrer la ciudadela en elefante.


La ciudad nueva de Hué se levanta al otro lado del río del Perfume y, aunque carece de atractivos, cuenta con una animada zona de bares y restaurantes alrededor de las calles Chu Van An y Pham Ngu Lao.

En Hué también merece la pena alquilar una moto para visitar los alrededores. Por solo 70.000 dongs, menos de tres euros, alquilamos la nuestra durante medio día en el hotel donde nos alojamos, el Phu An Hotel. Es un establecimiento muy recomendable, bien situado y económico. La habitación doble nos costó solo 10 dólares, sin desayuno. Justo al lado hay una pastelería francesa con exquisitos bollos y buen café.


Río del Perfume.


Puente de hierro sobre el río del Perfume.


Barcas en el río del Perfume.


Tráfico en la ciudad nueva de Hué.


Uno que viene del Ikea...


Fachadas de Hué.


Las Tumbas Reales son el principal atractivo en las cercanías de Hué. Son varios mausoleos construidos por los emperadores de la dinastía Nguyen a lo largo del siglo XIX. Hay siete u ocho tumbas repartidas por los bosques cercanos a Hué, pero la más imponente es la Tumba de Tu Duc, situada a unos 10 kilómetros de la ciudad. La entrada cuesta 80.000 dongs (3 euros).

Con la moto también fuimos a visitar la Pagoda de Thien Mu, una gran torre octogonal construida en lo alto de una colina junto al río del Perfume. Al atardecer se pueden contemplar fabulosas puestas de sol sobre las aguas del río.


Un lago con nenúfares rodea la tumba de Tu Duc.


Entrada a la tumba de Tu Duc.


Monumento en honor a Tu Duc.


Estatuas en la tumba de Tu Duc.


Pagoda de Thien Mu.


Vendedoras junto al río del Perfume, cerca de la pagoda de Thien Mu.


El sol se pone tras el río del Perfume.

2 comentarios:

Bleid dijo...

Hue sin duda es una de las ciudades mas bellas de Vietnam y una de mis favoritas
has sabido plasmar muy bien su esencia
felicidades por la entrada
abrazos

Telémaco dijo...

Muchas gracias Bleid. Impresionantes las puestas de sol sobre el río del Perfume!! un abrazo!