Bahía de Halong

Para visitar la Bahía de Halong contratamos una excursión organizada de tres días y dos noches con una agencia de Hanoi. En la capital vietnamita hay cientos de agencias que ofrecen este tipo de servicios, algunas a precios muy económicos, pero vale la pena rascarse un poco el bolsillo para no acabar navegando en patera por las aguas de la bahía.

Nosotros reservamos con Vega Travel, una agencia que nos habían recomendado y que también aparece en la Lonely Planet. El tour nos costó 146 dólares por persona y quedamos satisfechos con el servicio prestado. Tienen la oficina en la calle Hang Bac, en pleno Barrio Antiguo de Hanoi.

El tour empezó una mañana temprano. Nos vinieron a buscar al hotel en furgoneta para poner rumbo a la Bahía de Halong. Aunque solo hay 150 kilómetros de distancia, el trayecto es muy lento y puede durar hasta cuatro horas. Al llegar al puerto de Bai Chay, en el delta del río Rojo, embarcamos en un pequeño bote que nos trasladó hasta el barco grande donde nos instalamos en los camarotes y nos sirvieron la comida a bordo.

Los camarotes dobles, forrados de madera, eran agradables, con baño privado y aire acondicionado por las noches. La comida también estuvo bien durante todo el circuito. En el barco viajamos 14 personas más el guía y la tripulación.


Puerto de Bai Chay.


Nuestro camarote en el barco.


Después de comer seguimos navegando y disfrutando del espectacular paisaje de la Bahía de Halong. Aunque el agua está muy sucia en algunas zonas y hay bastantes medusas, Halong sigue siendo un lugar mágico donde la tierra se funde con el mar. Ni siquiera las hordas de turistas que a diario surcan sus aguas pueden romper el hechizo de esta bahía, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco y, seguramente, la visita más memorable de todo viaje a Vietnam.


Navegando por la Bahía de Halong.


Espectacular paisaje en la Bahía de Halong.


Un pueblo flotante de pescadores.


Pescando con su barca.


Seguimos navegando por Halong.


Imponentes formaciones rocosas emergen del agua.


Esa primera tarde también practicamos kayak para visitar una laguna escondida dentro de uno de los cientos de islotes rocosos que salpican la bahía, muchos de ellos habitados por monos. Más tarde paramos en otra isla para recorrer la cueva de Hang Sung Sot, una inmensa gruta con estalactitas y estalagmitas caprichosamente moldeadas por el paso de los siglos. Terminamos la jornada con un bañito en el mar saltando desde la cubierta del barco, todo un clásico para los turistas que visitan la bahía. Luego disfrutamos de una rica cena a bordo y de unas cervezas bajo las estrellas de Halong.


En kayak por la Bahía de Halong.


Se pueden visitar los pueblos de pescadores en kayak.


Una barca llega al muelle de la isla de la cueva Hang Sung Sot.


Panorámica desde la cueva Hang Sung Sot.


Atardeciendo en lo alto de la cueva Hang Sung Sot.


Volvemos a navegar, en la cubierta del barco.


El segundo día madrugamos para visitar la isla de Titop donde subimos los 340 escalones que llevan hasta un mirador con fabulosas vistas de la Bahía de Halong. A primera hora de la mañana suele haber un poco de bruma y las fotos salen peor, pero también le da un halo de misterio especial. Al bajar nos dimos un baño en la pequeña playa de la isla y regresamos al barco para desayunar, mientras navegábamos hacia la Bahía de Lan Ha, que no deja de ser una prolongación de la de Halong. Allí cambiamos de barco por uno más pequeño con el que continuamos hasta el final del tour, ya que esa segunda noche íbamos a dormir en un hotel de la isla de Cat Ba.

En la Bahía de Lan Ha terminamos la mañana remando otra vez en kayak para visitar varias playas solitarias que se esconden entre los islotes. Nadamos, nos achicharramos al sol y regresamos a comer al barco para desembarcar en la isla de Cat Ba, la más grande del archipiélago que se extiende entre las bahías de Halong y Lan Ha.


Desembarcando en la isla de Titop.


Panorámica matutina desde el mirador de la isla de Titop.


Playa de la isla de Titop.


Navegando hacia la Bahía de Lan Ha.


En kayak se puede llegar a pequeñas y solitarias playas como ésta.


Islote en la Bahía de Lan Ha.


Pueblos de pescadores cerca de la isla de Cat Ba.


Vista de los pueblos flotantes de pescadores.


Reparando las redes.


Dirigiendo la barca con un pie.


En Cat Ba hicimos un pequeño circuito en bicicleta con el guía, de unos 10 kilómetros, atravesando pequeños pueblos de campesinos y campos de arroz. También caminamos por la selva y terminamos el día en el pueblo de Cat Ba, donde nos alojamos en el hotel Hung Long. Esa noche la cena no estaba incluida, pero en el paseo marítimo de Cat Ba hay decenas de restaurantes, marisquerías y bares para tomar cervezas.

El tercer y último día desayunamos en el hotel antes de volver al barco para seguir navegando por este fantástico rincón del Golfo de Tonkín. Al mediodía atracamos en el puerto de Bai Chay y después de comer regresamos en furgoneta a Hanoi, donde llegamos sobre las cuatro de la tarde.


Nuestro barco, amarrado en la isla de Cat Ba.


Y nuestro guía dirigiendo al grupo en bicicleta.


Campesinos de la isla de Cat Ba.


Campos de arroz en la isla de Cat Ba.


Fantástica carretera para ir en bici por Cat Ba sin tráfico.


Un búfalo en los arrozales.


Panorámica del pueblo de Cat Ba, desde el balcón de nuestro hotel.


Atardeciendo en la Bahía de Cat Ba, repleta de embarcaciones.


Último día en la Bahía de Halong. Navegando hacia el puerto de Bai Chay.


Nos despedimos de la Bahía de Halong.

11 comentarios:

Paco Piniella dijo...

Que bonitooooooo!
Saludos viajeros

Telémaco dijo...

Hola Paco. Sí, un lugar fantástico para navegar. Pocas cervezas saben tan bien como una en la cubierta del barco viendo atardecer sobre Halong!!! Saludos.

M. Teresa dijo...

Desde que vi la película "Indochina" protagonizada por Catherine Deneuve y me fijé por primera vez en este lugar, he soñado un montón de veces en ir. Por un motivo u otro lo vamos aplazando ... yo creo que en el fondo tengo miedo a que me lleve una decepción. En foto se ve taaaan bonito!

Un saludo

Telémaco dijo...

Hola M. Teresa. Hay que tener en cuenta que el agua está muy sucia en algunas zonas, que hay muchas medusas y demasiados turistas. Aparte de todo eso, el lugar sigue siendo mágico y el paisaje espectacular. A nosotros nos encantó!!! Saludos.

Erik dijo...

Solo puedo decir que me están dando unas ganas terribles de ir a Vietnam muy pronto :) muy buenas las fotos.

marea dijo...

Gracias de nuevo por tan valiosa información. Tengo grandes ganas de visitar ésta Bahia, sin embargo también tengo un poco de miedo por si me decepciono, como me ha pasado en otros lugares, debido a la afluencia excesiva de turistas.
Gracias y un abrazo¡
Carme

Jacobo dijo...

Hola Carme. Vas a encontrar muchos turistas, eso no se puede negar, y quizás tramos de agua más sucia de lo esperado, pero a nosotros nos encantó igualmente. La Bahía de Halong es un lugar espectacular. Intenta alquilar un buen barco para disfrutar aún más la experiencia. Saludos!

irene dijo...

Hola! Los alquileres de bicicletas y los kayaks tmb estaban incluidos en el precio del "crucero" o van a parte? un saludo!

Jacobo dijo...

Hola Irene. Creo que sí estaban incluidos. En cualquier caso, serían muy poco gasto extra porque son alquileres muy baratos.

Saludos.

Lucía dijo...

Ya me enganché en su día de tus periplos antes de viajar a Jordania y nos ayudó un montón. Vuelvo a él para Vietnam y Camboya, aún sin saber si al final será el destino de este año. Sin embargo, tienes un blog súper útil. ¡Gracias por compartir con nosotros tus aventuras! Duda: ya que conoces los dos destinos... ¿qué recomiendas más: Vietnam y Camboya o Tailandia? Tenemos 16 días para perdernos y descubrir. ¡Un saludo!

Jacobo dijo...

Hola Lucía. En 16 días, casi me decantaría por un solo país. Si quieres pasar muchos días en la playa, sin duda Tailandia tiene las mejores de los tres. En cuanto a cultura, paisajes o gastronomía, es difícil elegir porque los tres cumplirán tus expectativas.

Saludos!