Sukhotai

Después de ver a los macacos continuamos nuestro camino hacia Sukhotai, primero en un tren hasta Phitsanulok y después en autobús. Los trenes lentos desde Lopburi a Phitsanulok son baratos, pero tardan hasta seis horas. Nosotros optamos por uno expreso, que reduce el trayecto a la mitad. El vagón de segunda clase con aire acondicionado cuesta 450 bahts (9 euros).

Al llegar a Phitsanulok llovía a cántaros y cogimos un tuk-tuk hasta la estación de autobuses. El bus hasta Nueva Sukhotai tarda una hora y cuesta 39 baths, menos de un euro.

Nos alojamos en Nueva Sukhotai porque tiene más vida que la ciudad vieja donde se encuentran las ruinas de su parque histórico. Nueva Sukhotai no tiene demasiados atractivos, pero sí algún que otro mercadillo y buenos restaurantes para cenar. Nos quedamos en la TR Guesthouse donde la doble con aire acondicionado nos costó 400 bahts (8 euros). Eso sí, el váter no tiene cadena y hay que llenar un cubo de agua para echarlo en la taza.

A la mañana siguiente nos levantamos pronto para visitar el parque histórico de Sukhotai. Para llegar allí desde la ciudad nueva hay que coger una de las furgonetas que salen desde la calle principal y tardan algo menos de media hora.

Para visitar las ruinas alquilamos una bicicleta por 20 bahts (40 céntimos) el día completo. Los templos no están muy alejados unos de otros y los árboles protegen bastante del sol, así que la bicicleta es quizás mejor opción que una moto.

En un día se pueden visitar perfectamente los principales templos incluidos algunos que están más alejados como el Wat Si Chum, que esconde un inmenso Buda sentado, o el Wat Saphan Hin, situado en lo alto de una colina que hay que ascender a pie.

Por la tarde empezó a llover después de un gran día de sol y decidimos regresar a Nueva Sukhotai para coger un autobús a Chiang Mai. Tarda cinco horas y media y cuesta 218 bahts (4,5 euros).


De Camino a Phitsanulok.


Los vendedores se acercan al tren en las estaciones.


Estación de autobuses de Phitsanulok.


Estatua de Buda en el parque histórico de Sukhotai.


Serenidad absoluta de este gran Buda de piedra.


Bosque de columnas en una de las ruinas de Sukhotai.


Barriendo entre restos de antiguos templos.


Panorámica del yacimiento arqueológico de Sukhotai.


La flor del nenúfar.


Otro Buda se erige entre restos de templos.


Hay varios lagos en las ruinas de Sukhotai.


Otra imagen de un Buda sentado.


Restos de un santuario Khmer.


Es muy agradable pasear en bici entre ruinas y lagos.


El Wat Si Chum esconde un enorme Buda de piedra.


El gran Buda del Wat Si Chum.


Detalle de la cabeza del Buda.


Las cabezas de elefante también adornan muchos templos.


Calle en la ciudad vieja de Sukhotai.

No hay comentarios: