Vilnius (Lituania)

Llegamos a Vilnius sobre las 19.00 h. de la tarde y encontrar alojamiento fue un problema. Todos los hostales económicos estaban llenos o muy lejos del centro histórico. Al final, después de mucho buscar, nos alojamos en una Guest House, que se llevan mucho en Vilnius.

Son casas privadas que los lugareños alquilan por días. La nuestra estaba en la calle principal del casco antiguo, Pilies Gatve, y nos salió por 200 litas la noche (unos 58 euros) más 15 litas (5 euros) por el párking del coche. Estaba bastante bien, aunque le fallaba el baño porque el techo de la bañera era muy bajo y no te podías poner de pie. Este es el correo electrónico del tío que nos la alquiló. Se llama Ricardas Liepus: rl_rent@yahoo.com / Telf. +370 684 93696.

Vinius es una ciudad muy dispersa, con enormes parques y bosques por el medio, por lo que es recomendable estar cerca del centro histórico, que se recorre muy bien caminando. La ciudad vieja, patrimonio de la UNESCO, cuenta con montones de iglesias barrocas, bonitas callejuelas y plazas. Está menos restaurado que el de Riga y en la zona del gueto judío se ven las calles bastante destartaladas.

La catedral, con su campanario enfrente de ella, es el símbolo de la ciudad y uno de los puntos más bonitos. Está situada bajo la colina de Guedimin, a la que se accede en funicular y desde donde se obtienen las mejores panorámicas de Vilnius.

Desde la catedral parte la calle Gedimino Prospektas, la arteria más comercial de la ciudad nueva. Esta calle, repleta de tiendas, restaurantes de moda y centros comerciales termina en el edificio del Parlamento, símbolo de la independencia lituana.

En esta calle se encuentra también el antiguo cuartel del KGB donde se pueden visitar hasta las celdas de tortura de los servicios secretos soviéticos.

Merece la pena pasear por la orilla del río Neris y cruzar el bonito puente de Karaliaus Mindaugo. Al otro lado del río se levanta el moderno distrito financiero con rascacielos, muchos de ellos todavía en construcción.

Otra visita interesante es a la República Independiente de Uzupis, una especie de Christiania de Copenhague en pequeño. Es un barrio bohemio donde residen muchos pintores y está al otro lado del río Vilnius, afluente del Neris. El restaurante Uzupio Kavine tiene una agradable terraza junto al río.


La catedral de Vilnius y su campanario.


Fachada de la catedral.


El río Neri atraviesa Vilnius.


Estatua sobre el puente Karaliaus Mindaugo.


La soviética torre de la televisión al fondo.


El nuevo distrito financiero de la ciudad.


Iglesia en el parque Savivaldybes Aikste.


Gedimino Prospektas, principal calle comercial.


Panorámica desde la colina de Guedimin.


Otra vista desde la colina.


Pequeños barcos surcan el Neris.


Iglesia de Santa Ana, de ladrillo rojo.


Pintores en Pillies Gatve.


Entrada a la República de Uzupis.


Excelente terraza sobre el río Vilnius.


Casas de pintores en Uzupis.


Otra casa de pintores.


Una calle de Uzupis.


Pillies Gatve, la calle principal del casco viejo.


Adoquines en las calles del casco antiguo.


La imponente plaza Rotuses.


La Puerta de la Aurora, entrada a la ciudad vieja.


Otra vista de la plaza Rotuses.


Bella fachada de la iglesia de Santa Catalina.


La catedral del Vilnius se ilumina suavemente por la noche.


Precioso cielo al anochecer, sobre las 23.30 h.

No hay comentarios: