Shimla

Capital del estado indio de Himachal Pradesh y antigua capital de verano para los gobernadores británicos de la colonia. Su altitud, a 2130 m. sobre el nivel del mar, le otorga un clima fresco cuando el calor húmedo de la India aprieta. La ciudad está edificada en la falda de una montaña cubierta de vegetación. Las casas más humildes se encuentran en la parte baja y las más lujosas en la zona alta. La ciudad es ideal para relajarse después de las aglomeraciones de Delhi. Buenos sitios para dormir y comer.

Desde aquí se pueden hacer excursiones por la montaña, como al templo de los monos, donde a la entrada te dan un paquetito con bolas de anís para que alimentes a los simios. También se puede visitar alguna de las muchas cascadas que hay en medio del bosque. El casco urbano de Shimla también está lleno de monos, algunos de ellos un tanto chulillos que te muestran sus colmillos para exigirte comida. Nada mejor que agacharse a coger una piedra para que se les pase la chulería cuando se pasan de listos. Las ventanas de la habitación hay que cerrarlas porque si no, los monos se cuelan en las habitaciones y te mangan la cámara o la ropa.

Para salir de Shimla utilizamos el autobús, que nos llevó de regreso a Delhi. Tarda más que el tren y viajamos de noche durmiendo en el asiento. De vez en cuando realiza alguna parada en medio de alguna fantasmagórica estación sin apenas iluminación. Se puede bajar a tomar un té y vale la pena visitar los lavabos!!


Las nubes envuelven la ciudad de Shimla.


Otra panorámica de Shimla.


Una calle serpentea por la ciudad antigua.


Las cuestas son abundantes y muy pendientes en la ciudad.


Estación de autobuses de Shimla.


Cuando dos autobuses se encuentran hay que hacer maniobra.


Lugareño durmindo en el suelo en una estación de autobús entre Shimla y Delhi.

No hay comentarios: