Preikestolen

El Preikestolen, llamado El Púlpito en español y Pulpit Rock en inglés, es un impresionante acantilado de más de 600 metros de altitud situado sobre el fiordo Lysefjord. Las vistas desde esta roca que desafía las leyes de la gravedad son realmente espectaculares.

Para llegar al Preikestolen fuimos en coche hasta el pueblo de Lauvik, a unos 40 km de Stavanger. Allí se coge un ferry que cruza el fiordo de Lysefjord en diez minutos y que te deja en Oanes. El billete para dos personas más el coche cuesta 86 coronas (11 euros). Desde Oanes solo hay que conducir otros 10 km hasta llegar al párking del Preikestolen (90 coronas = 10 euros).

Una vez aparcado el coche empieza el ascenso hasta El Púlpito, situado en lo alto de una montaña. El tiempo que se tarda en subir varía mucho según el viajero que te lo cuente y la condición física de cada uno, pero hay que calcular como mínimo una hora y media de subida y el mismo tiempo para el descenso. Eso a paso ligero.

A poco que te entretengas haciendo fotos o contemplando el magnífico paisaje que te rodea durante el recorrido, se te van las dos horas de subida y otras dos de bajada. Hacerlo en menos de una hora y media es ir buscando la medallita y disfrutar poco del paisaje.

Al llegar al Preikestolen lo normal es que se te quede la boca abierta contemplando las maravillosas vistas del fiordo Lysefjord. Acercarse al borde del acantilado y asomarse a los 600 metros de caída vertical no es apto para aquellos que padecen de vértigo. No es raro ver a turistas arrastrándose por el suelo para sacar la cabeza al vacío. También hay algún temerario que se sienta con las piernas colgando hacia fuera o que hace el pino al borde del acantilado.

Al atardecer, cuando ya empezaba a llover, regresamos a Stavanger por la misma ruta.


Cruzando el fiordo de Lysefjord en ferry.


Desde el ferry se divisan diminutas aldeas.


En pleno ascenso hacia el Preikestolen.


Fantásticas vistas durante el ascenso al Preikestolen.


Hay que trepar en algún tramo de roca durante la subida.


Continuamos acercándonos al Preikestolen.


El bosque se funde con la roca.


Las primeras vistas del fiordo Lysefjord son espectaculares.


Asomándose al precipicio en el tramo final del ascenso.


El camino se estrecha al final.


¡Llegando al Preikestolen!


Panorámica del Preikestolen colgando sobre el fiordo Lysefjord.


El fiordo Lysefjord en todo su esplendor.


Echando otra mirada al vacío.


Bajando del Preikestolen.


De nuevo en el ferry, cruzando el fiordo.


Gotas de agua en la ventanilla de nuestro coche.

7 comentarios:

Donneta dijo...

Hola!

He escrito varias veces en este blog y ahora que ya está más cerca la fecha del viaje, me surge una duda, yo llego al aeropuerto de Rygge sobre las 20.00h y de ahí tengo que dirigirme hacia Oslo, es fácil averiguar cuál es el autobús que tengo que coger? Una vez en Oslo, cuántas paradas hace? Yo siguiendo por tus consejos he reservado el mismo hotel que tú, con lo cuál, me podrías decir en qué parada te bajaste tu? Una vez bajada del autobús, he leído que el hotel está a 10min andando, imagino que será fácil llegar si pregunto por la calle del hotel...y lo que más me preocupa, más que nada porque no tengo mucho tiempo la mañana siguiente...dónde tengo que coger el autobús para ir hacia el aeropuerto de Gardermoen???? Es que antes de las 11 tengo que recoger el coche de alquiler.

Gracias!!!

Telémaco dijo...

Hola Donneta

Nosotros nos bajamos en la estación de autobuses central de Oslo, que era la última parada de la ruta. Desde allí es fácil llegar al hotel (una gran elección para los precios que se barajan allí). Para ir luego a Gardermoen podrás coger el autobús en la misma estación, así que no tiene pérdida. Saludos! disfruta de Noruega!!

Anónimo dijo...

Hola me ruedes indicar cada que tiempo cruza el ferry desde Luvik a Oanes gracia sy cuanto pagaria por 5 personas incluido elcoche

Ana Rodríguez dijo...

Hola.
Voy a hacer próximamente el viaje a Noruega, pero organizado desde aquí. Quería hacerte una pregunta con respecto a la subida al púlpito. Por el camino, casi llegando, me ha dado la impresión de que el camino al estrecharse, puede dar vértigo a una persona como yo que lo padece. ¿Me podrías confirmar sí es así?
Muchísimas gracias.
Un saludo
Ana

Anónimo dijo...

Hola Ana. Yo creo que sin acercarte al borde de los precipicios podrás subir sin problemas. La ruta es segura. Pero merece la pena echar una ojeadita (aunque sea pequeña) hacia abajo!!! :-)). Saludos desde Japón. Telémaco.

Bernat dijo...

Hola buenas. Tengo una duda sobre la ruta al Preikestolen. Nosotros llegamos al aeropuerto de Stavanger a las 11:15h de la mañana, y queríamos alquilar el coche directamente para ir hacia el Preikestolen. ¿Creéis que nos da tiempo a hacer la excursión y estar de regreso a Stavanger al anochecer? Nos preocupa que se haga demasiado tarde. ¡Gracias!

Telémaco dijo...

Hola Bernat. Para disfrutar de la excursión y no ir a matacaballo, yo calcularía 1 hora para llegar en coche, 2 horas para subir a pie, 2 horas para bajar, y otra hora para regresar en coche. En total 6 horas, como mínimo. Si vas en esta época del año, en Noruega hay luz hasta muy tarde, así que sí podrías hacerlo. Saludos.