Salar de Uyuni




El Tour del Salar de Uyuni es inolvidable y merece la pena realizarlo. Desde San Pedro se puede contratar con las agencias bolivianas que se encuentran en la Calle Caracol. Dura tres días y dos noches si al terminar te quedas en Uyuni (Bolivia) o cuatro días si se pretende regresar a San Pedro.

Los precios son parecidos en todas las agencias y rondan los 100 dólares por persona. Nosotros lo contratamos con Estrella del Sur y la experiencia resultó positiva. Es quizá la agencia más cara porque el precio no incluye las entradas a los parques nacionales bolivianos ni la segunda noche en el hotel de sal, pero es una de las más fiables. También te alquilan sacos de dormir, necesarios para la primera noche donde las temperaturas rondan los -18ºC.

Los tours salen todos los días de San Pedro, pero hay que reservar con uno o dos días de antelación para tener la plaza asegurada. Se viaja en unos 4x4 con capacidad para seis personas, aunque nuestro grupo era de diez y nos repartimos en dos coches, cinco en cada uno. En el nuestro viajamos con dos brasileños y una estadounidense. En el otro coche iba una pareja holandesa, otra francesa y un coreano.

Las comidas las prepara el conductor del 4x4 que también hace de guía turístico. El nuestro era un veterano boliviano que llevaba más de 15 años realizando el tour. Los desayunos consisten en café, té, mate de coca, mantequilla, mermelada, pan, etc. En las comidas suelen preparar pasta o arroz. Para las cenas: sopa y algo de pollo. La comida es correcta y suficiente. Sólo hay que llevar agua para los tres días.

El primer día se parte de San Pedro a las 8.00 de la mañana en un microbús que te lleva hasta la frontera boliviana. Allí se hacen los trámites aduaneros y se pagan 25 bolivianos (2,5 euros) de tasas por entrar al país. Luego desayunamos en la frontera y realizamos el cambio de vehículos a los 4x4 para iniciar el tour.

Se visita la Laguna blanca, la Verde (las dos totalmente congeladas), las rocas de Dalí y los Géisers del Sol de Mañana, que se encuentran a 4.900 metros. Hay que estar bien aclimatado a la altitud antes de iniciar este tour. También te puedes bañar en unas aguas termales, aunque hace un frío de la hostia y no apetece demasiado.

Por la tarde se llega a la magnífica Laguna Colorada, de un intenso rojo, donde hay llamas y algún que otro flamenco. También es fácil ver vicuñas, una especie de llamas salvajes de lana muy cara.

El alojamiento de la primera noche es muy básico. Son dormitorios colectivos para seis personas sin calefacción y con una temperatura exterior de -18ºC. Hace bastante frío, pero sólo es una noche y se puede soportar bien abrigado.

El segundo día se visita el Árbol de Piedra y varias lagunas más como la Honda o la Hedionda, esta última llena de flamencos que se pueden observar muy de cerca. También se ve el volcán Ollagüe de cuyo cráter sale una amenazadora columna de humo. Se puede añadir la vizcacha, una especie de conejo, al cupo de animales andinos divisados.

Por la tarde se llega al hotel de sal, a los pies del Salar de Uyuni. Hay muchos hoteles de sal y cada agencia te lleva a uno diferente. El de Estrella del Sur está bastante bien y la habitación doble con baño compartido cuesta sólo 8 dólares. Suelo, paredes, camas, sillas... todo está hecho con bloques de sal y es un lugar cómodo para dormir, más aún después de la noche en la Laguna Colorada.

El último día te levantas a las 5.00 de la mañana para ver amanecer en el Salar de Uyuni, el plato fuerte del tour por méritos propios. El Salar es impresionante y la vista del inmenso suelo blanco se pierde en el horizonte hasta fundirse con el cielo azul. En medio del Salar está la Isla del Pescado, repleta de gigantescos cáctus, y desde donde se obtienen unas magníficas panorámicas del Salar.

La última parada es Colchani, un pueblecito a orillas del Salar, cuya población se dedica a trabajar la sal y al turismo. Finalmente se llega a Uyuni sobre la 13.00 h. de la tarde.



Puesto fronterizo de Bolivia.



¡Entramos en territorio boliviano!



Laguna Blanca, totalmente congelada.



Nuestro Toyota 4x4.



La cara boliviana del volcán Licancabur y la Laguna Verde.



Los 4x4 recorren el desierto altiplánico.



Otra laguna de agua transparente.



Aguas termales para tomar un baño desafiando al frío.



Pequeña tormenta de arena.



Los geisers del Sol de la Mañana.



Es peligroso acercarse mucho a los geisers. El agua hierve.



Tres solitarias vicuñas.



Laguna Colorada.



Llamas bebiendo en la Laguna Colorada.



Llamas en fila india.



Flamencos en la Laguna Colorada.



El paradisíaco pueblo donde pasamos la primera noche.



El hotel de la Laguna Colorada tiene dos horas de electricidad al día y no hay agua caliente.



El Árbol de Piedra y nuestro coche.


Flamencos en la Laguna Hedionda.



Escasa vegetación en el altiplano andino.



La chimenea del volcán Ollagüe.



Nuestro hotel de sal.



Un autobús llega al pueblo del hotel de sal.



Calle del pueblo.


Amaneciendo en el Salar de Uyuni.



Un verdadero océano de sal.



Enormes cáctus en la Isla del Pescado.



Vista del Salar desde la Isla del Pescado.



La Isla del Pescado se levanta en medio del Salar.



El Salar es inmenso.



Ese punto negro es un coche recorriendo el Salar.



Montones de sal preparados para ser recogidos.



Llegan para recoger la sal y llevarla al pueblo de Colchani.

No hay comentarios: