VENECIA (abril 2000)

Venecia es uno de esos lugares mágicos que nunca te cansarías de visitar. Una ciudad cargada de historia en perfecta armonía con el agua. Cada rincón es una sorpresa y perderse por su laberinto de callejuelas y canales es una delicia.

Venecia cuenta con cientos de magníficos palacios y encantadoras iglesias que dan fe del poderío de esta ciudad en la Edad Media. En sus espléndidos edificios se funden todos los estilos arquitectónicos. Desde el arte bizantino al barroco pasando por el renacentista.

Además de la plaza de San Marcos y del palacio Ducal, el centro neurálgico de Venecia, lo mejor es patear sin descanso sus calles y cruzar todos los puentes que se puedan (hay casi 400 en total). El paseo en góndola está bien, aunque es demasiado caro. En su lugar hay lanchas-taxis menos románticas, pero más económicas.

Lo peor de Venecia son sus precios desorbitados que complican la búsqueda de alojamiento. Una buena opción es dormir en la cercana ciudad de Mestre, unida a Venecia por el puente de la Libertad y con precios más razonables. Aquí dejo algunas fotos que he recuperado de nuestra visita a Venecia.


Bonita silueta de Venecia.


Las góndolas aparcadas en un embarcadero.


El puente de Rialto, uno de los más bellos de Venecia.


Típica calle veneciana con su canal en el centro.


Cada rincón de Venecia es fantástico.


Las barcas de los lugareños junto a sus casas.


La plaza de San Marcos.


Fachada principal de la basílica de San Marcos.


El Gran Canal es la arteria principal de Venecia.


Gondoleros remando en los canales.


Una callejuela de la ciudad.


Otro paseo a la orilla de un canal.

No hay comentarios: