Playas del Desembarco

El principal punto de partida para visitar las Playas del Desembarco es la localidad de Arromanches. Frente a esta villa costera, las tropas aliadas levantaron un puerto provisional, a base de lanzar al mar enormes bloques de hormigón, para facilitar el desembarco de material el Día D (6 de junio de 1944). Todavía hoy en día se pueden ver algunos de esos bloques de hormigón desafiando a las olas del mar. En Arromanches también está el museo del Desembarco.


El pueblo de Arromanches, desde una colina cercana.


El Museo del Desembarco, en Arromanches.


La Costa de Arromanches.


En el mar se aprecia uno de los bloques de hormigón lanzados por los aliados en 1944.


El desembarco se llevó a cabo simultáneamente en cinco playas con los nombres en clave de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, en una franja costera de unos 60 km. En verano hay autobuses que realizan el tour por las playas, pero en noviembre es imprescindible el coche.

Nosotros visitamos las de Juno Gold y Omaha. La primera fue tomada por el ejército canadiense y está al este de Arromanches, muy cerca de Courseulles, una localidad muy turística de la costa normanda en verano.


Playa de Juno.


La playa de Gold, más cerca de Arromanches, fue liberada por el ejército británico y actualmente es una playa frecuentada por tablas de wind-surf y kite-surf. Desde esta playa también se pueden ver los bloques de hormigón lanzados por los aliados para construir su puerto en Arromanches.


Playa de Gold.


Más impactante es la Playa de Omaha, al oeste de Arromanches. Es también la más famosa de las cinco, quizá porque fue tomada por el ejército estadounidense y ha su liberación ha sido recreada miles de veces en el cine. Cierto es que esta era la playa mejor defendida por los nazis y en la que más soldados aliados murieron, de ahí su nombre Bloody Omaha (Omaha sangrienta).

Actualmente cuesta imaginar aquella carnicería, ya que se trata de una apetecible playa de arena fina que en verano se llena de toallas y bañistas. Sobre la playa, sin embargo, se levanta el cementerio militar americano, repleto de cruces y estrellas de David (para los militares judíos) en memoria de los caídos durante la Segunda Guerra Mundial.


Playa de Omaha.


Cementerio americano, en Omaha.


Detalle de una de las cruces del cementerio.


De camino hacia la playa de Omaha se puede visitar también la localidad de Longues-sur-Mer dónde todavía se conservan varios búnkers del ejército nazi que esconden inmensos cañones apuntando al Canal de la Mancha. En Point du Hoc se pueden apreciar los cráteres de las bombas.


Cañón nazi protegido por un búnker.

No hay comentarios: