Bran

El gran atractivo de Bran es su Castillo, punto clave en el mito de Drácula, y dónde se dice que vivió Vlad Tepes El Empalador. El castillo en sí decepciona un poco, sobre todo porque al hablar del castillo de Drácula todo el mundo imagina fantásticas fortalezas difíciles de igualar en la realidad.

El castillo de Bran es ahora un lugar demasiado reconstruido y que se ve excesivamente nuevo como para impresionar al visitante. Además, es mucho más pequeño de lo esperado. Con un poco de imaginación, sin embargo, puede uno meterse en la novela de Bram Stoker. Especialmente por la noche, cuando el castillo iluminado es la única luz en un denso bosque de árboles negros. Pasear de noche por los bosques que rodean el castillo es una experiencia vampírica.

Por lo demás, Bran es un lugar agradable formado por grandes casas privadas diseminadas por el bosque. La mayoría de los vecinos suele alquilar habitaciones y nosotros nos alojamos en una de estas casas. Por la mañana, desayunas en su jardín viendo el castillo de Drácula.


El Castillo de Bran.


La casa donde nos alojamos en Bran.

No hay comentarios: