Xian

La antigua capital de China tiene ya muy poco de histórico. Las grandes avenidas, los centros comerciales y los bloques de pisos han cambiado para siempre la fisonomía de esta ciudad de más de 6 millones de habitantes.

Al llegar a la estación también nos vino a buscar en furgoneta un enviado del hostal que habíamos reservado desde el hostel de Pingyao.

El hostal era el Shuyuan Hostel y la habitación doble costó 16 euros. Esta muy bien situado justo al lado de la muralla que rodea la teóricamente ciudad antigua. La habitación es cómoda y el baño está en perfectas condiciones. Cuenta con varios patios, un buen bar-restaurante y una eficiente agencia de viajes. En ella reservamos la excursión para ir a ver los guerreros de terracota, los billetes de avión a Chengdu y el hotel en Chengdu (nuestra siguiente escala).

A los guerreros de terracota también se puede ir por libre, pero hay que acudir a la estación de autobuses, que estaba lejos y comprar los billetes. La excursión no es cara y sale desde el mismo hotel en furgoneta privada, así que merece la pena. El único problema es que ocupa buena parte del día porque primero te lleva a visitar el poblado neolítico de Banpo, que, de no estar muy interesado en la materia, es un coñazo. Luego te llevan a un fábrica de guerreros de terracota para las compras y finalmente llegas a las grandes naves que ocultan los Terracota Warriors.

El ejército de estos guerreros milenarios está inundado de una multitud de turistas, la mayoría de ellos chinos, que se pelean por un centímetro cuadrado de espacio para poder verlos. Eso resta encanto a la visita, pero aún así vale la pena. Antes de entrar en el gran pabellón que contienen las reliquias se puede ver un video en 3D sobre la historia de estos guerreros, el principal reclamo de Xian.

Otro de los atractivos de Xian es su barrio musulmán, con mezquita incluida. Está lleno de tenderetes y puestos de comida callejera, justo detrás de la Torre del Tambor. Esa torre y la de la Campana, separadas por unos 200 metros de centros comerciales son otro de los lugares que se pueden visitar.

Fuera de las murallas destaca la Pagoda del Gran Ganso, de 64 metros de altura, y rodeada de un bonito parque donde los chinos practican gimnasia y taichí.


Fachada del Shuyuan hostel.


Centro de Xian.


Grandes avenidas cruzan el centro histórico.


La Torre de la Campana.


Animada calle en el barrio musulmán.


Venta ambulante en el barrio musulmán.


Más puestos con productos de la huerta.


Una china musulmana.


Preparando pinchos en la calle.


El arte de hacer fideos con las manos.


Pagoda del Gran Ganso.


Gimnasia junto a la Pagoda.


Los Guerreros de Xian.


Detalle de los Guerreros.


Puesta de sol en Xian.

2 comentarios:

Eve Puertolas dijo...

Buenas tardes,
Me permito contactarte por que he visto tu blog y estoy organizando un viaje a China. Queria saber con que compania compraste los vuelos internos de avion? gracias de antemano por tu ayuda.
Un saludo.

Eve
Misspuertolas@hotmail.com

Telémaco dijo...

Hola Eve.

La mayoría de vuelos creo que los cogimos con China Southern, pero también probamos alguna otra aerolinea. En China tienen bastantes y funcionan muy bien.

Saludos.