Terrazas de Arroz de Pingan

La excursión a los bancales de arroz merece la pena. Las furgonetas parten a las 8 de la mañana y regresan a Guilin sobre las 7 de la tarde. Son para 9 plazas y la compartes con otros turistas. Las terrazas de arroz se encuentran en el pintoresco pueblo de Pingan situado en lo alto de una montaña.

Antes de llegar a Pingan, paramos en un pueblecito donde están las mujeres de la etnia Yao, que no se cortan el pelo desde que nacen. Lo llevan enredado en una especie de moños y si alguna se suelta la melena puede llegar a tener 2 metros. Es un pueblo bonito, aunque demasiado turístico. Las Yao te venden todo tipo de souvenirs y te piden dinero por enseñarte su pelo. Aquí también se ofrece la opción de asistir a un espectáculo tradicional pagando un poco más. Como nos olía al típico show para turistas, preferimos esperar dando vueltas por el pueblo.

Después de ver a las Yao continuamos hasta Pingan. Para llegar hay que ascender un puerto de montaña por una carretera estrecha y llena de desprendimientos de tierra. Hay que pagar entrada (la nuestra ya estaba incluida en el precio) y cambiar de vehículo para ascender el puerto.

Pingan es un pueblo pintoresco rodeado de montañas escalonadas por los campos de arroz. Hay un par de restaurantes en los que se puede probar la cocina al bambú. Meten el arroz, el pollo o lo que sea dentro de una caña de bambú y lo asan en el fuego. Luego se rompe la caña y hay está la comida lista para ser engullida. La caña le da un ligero sabor a bambú y está muy rica.

Desde Pingan se pueden seguir muchas rutas por las terrazas de arroz y pasear por las callejuelas del pueblo, con sus cerdos y gallinas por el medio. Para los que les guste comprar también hay muchos cuadros y tejidos artesanales, mucho más bonitos que los típicos souvenirs, que también los hay.

El único problema, por lo menos en verano, es la niebla. El calor produce una niebla espesa que impide tener una buena panorámica. Pese a ella, las vistas de la montaña y de las terrazas de arroz son espectaculares.

Al volver a Guilin estuvimos parados más de una hora en la carretera porque una furgoneta se había caído por el barranquillo y una grúa la estaba intentando rescatar. La carretera de montaña junto con la manera suicida de conducir de los chinos es una mezcla explosiva.


Una porteadora entre campos de arroz.


La niebla dificulta la vista de las terrazas de arroz.


El Pueblo de Pingan.


Otra vista del pueblo envuelto por la niebla.


La niebla cae desde lo alto de la montaña.


Asando cañas de bambú rellenas de arroz.


Arroz al bambú, la especialidad de Pingan.


Mujer Yao con el pelo recogido.


Anciana Yao.


El pueblecito de los Yao, precioso.


Parados en la carretera por un accidente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No son Naxi, son de la etnia Miao, los naxi son originarios de Yunnan (por cierto, en mi opinión lo mejor de China). Ya teneis una buena excusa para volver.

Anónimo dijo...

Hola

Tienes razón, no son Naxi, pero tampoco son de la etnia Miao.

Son mujeres de la etnia Yao, emparentada con los Miao.

Ya está arreglado el error.

Gracias por la información y espero visitar algún día la provincia de Yunan!!

Telemaco.