Gran Cañón (Arizona)

El estado de Arizona tiene uno de los paisajes más espectaculares de Estados Unidos. Desierto, cáctus y montañas que parecen cortadas con un cuchillo te transportan a una peli del oeste. Parece que John Wayne aparecerá con su caballo en cualquier momento.

Al entrar en Arizona nos dirijimos al Cañón de Chelly, que se encuentra en la tierra de los indios Navajos. Es un cañón más pequeño que el Gran Cañón del Colorado, pero de gran belleza. Continuamos por la reserva navaja, la mayor reserva india de Estados Unidos, que cuenta con sus propias leyes, como la prohibición del consumo de alcohol. Todo el paisaje es muy chulo y las carreteras, poco transitadas.

Siguiendo hacia el norte, en la frontera con el estado de Utah, se encuentra Monument Valley, un parque natural en la que las montañas erosionadas por el tiempo forman curiosas siluetas.

Desde aquí, continuamos hacia el Gran Cañón. Esta maravilla natural se puede visitar desde su zona norte (Rim North) o sur (Rim South). Nosotros optamos por la vertiente norte, de peor acceso, pero menos turística y con vistas más espectaculares.

Para llegar al Rim Norte se tiene que tomar una carretera de montaña que sigue el curso del río Colorado. Se atraviesan bonitos puentes de hierro, muy elevados, desde donde se ven los rápidos del río en la profundidad del cañón. Ideal para el puenting.

Llegamos al Rim Norte al anochecer después de recorrer una carretera que desemboca en el Gran Cañón después de unos 100 km de curvas. Al llegar nos encuentramos con que sólo había un hotel y que encima estaba lleno. Fue una putada porque ya nos veíamos deshaciendo la carretera que acababamos de recorrer (otros 100 km de curvas, de noche y cansados). La opción de dormir en el coche la descartamos porque el Rim Norte se encuentra a 2.400 metros y la temperatura cae en picado por las noches. A esa hora ya hacía bastante rasca.

Por suerte, una pareja de escoceses vio como nos quedábamos sin habitación y nos ofreció compartir la suya. Este hotel, muy chulo, está formado por cabañas perdidas por el bosque, pero la mayoría son para cuatro o seis personas. Estos escoceses se habían tenido que quedar una de cuatro que les costaba 120 dolares y no ofrecieron compartir la cabaña y el precio.

Fue la salvación. La cabaña estaba de puta madre y además, a la mañana siguiente estábamos en los pies del Gran Cañón para visitarlo. Hay muchas rutas de trecking por la zona, aunque para recorrer alguna tienes que pasar varios días en el Gran Cañón. Nosotros lo vimos desde los muchos miradores a los que se puede llegar en coche y que vienen señalados en un mapa. Las vistas desde la cara norte del cañon son magníficas. Por la tarde nos fuimos hacia Las Vegas, donde llegamos por la noche.


Paisaje desértico en Arizona.


Rectas interminables cruzan el desierto.


El Cañón de Chelly, en la reserva de los Navajos.


Típicas formaciones rocosas de Monument Valley.


Silueta de Monument Valley.


Las montañas cortadas a cuchillo.


Puesta de sol de camino al Gran Cañón.


El río Colorado, arquitecto del Gran Cañón.


Puente metálico sobre el Colorado.


La cabaña que compartimos con unos escoceses en el Gran Cañón.


El Gran Cañón. ¡Impresionante!


Otra vista del Gran Cañón.


Interior del Cañón.


Un mirador para contemplar la inmensidad del Gran Cañón.

No hay comentarios: