Leshan

Leshan se encuentra a poco más de 100km de Chengdu, pero el cambio es radical porque de golpe te encuentras en medio de un bosque tropical. Como dije antes, nos apuntamos a una excursión del hotel para llegar hasta aquí en una furgoneta compartida. El viaje dura hora y media y te deja al pie del Gran Buda, el gran icono de Leshan. La ciudad, que se encuentra al otro lado del río, no vale la pena pisarla. La furgoneta sale a las 8 de la mañana y vuelve a las 5 de la tarde. La excursión no lleva guías ni visitas a tiendas ni nada de eso. Sólo consiste en llevarte hasta Leshan y devolverte a Chengdu al final del día. Una vez allí puedes hacer lo que te dé la gana.

Para entrar al Gran Buda hay que pagar entrada y subir una pequeña montaña por escalones de piedra. Las vistas desde la cima, con la enorme cabeza del Buda al lado, el río debajo y la ciudad al fondo son espectaculares. Se puede descender junto al Gran Buda por unas escaleras empinadas que llevan hasta sus pies, pero a no ser que se quiera perder todo el día haciendo cola, lo mejor es conformarse con verlo desde las alturas, porque hay muchas más cosas para ver...

Detrás del Gran Buda está la Pagoda de Lingbao y el Templo de Dafo con sus palos de incienso quemando. Desde aquí comienzan varias rutas que atraviesan el bosque tropical que rodea Leshan. Hace mucho calor y es bueno llevar agua. Se atraviesa alguna que otra cascada y en mitad del bosque te vas encontrando con otros templos.

Después de rodear la montaña se divisa un precioso puente que comunica dos islotes. Hay que cruzarlo para llegar al Templo de Wuyou, el más alejado de todos. Por el camino se atraviesa una pequeña aldea donde los lugareños han montado restaurantes y te muestran sus peces recién pescados. Para subir al Templo de Wuyou hay que ascender un montón de escaleras entre la espesura del bosque.

La vuelta hasta la entrada del Gran Buda se puede hacer en un autobús que te lleva por 0,10 euros o en rickshaw, aunque este último es más caro.

Acabado nuestro circuito, que ocupa casi todo el día, no acercamos a los muelles para ir a ver al Gran Buda desde el río en un barco. Hay un ferry barato que hace el trayecto y lanchas rápidas. Como teníamos poco tiempo porque a las 5 volvíamos para Chengdu, montamos en una de estas lanchas para ocho personas, que son algo más caras. Las vistas del Gran Buda desde el río son sin duda las mejores.


La ciudad de Leshan vista desde la cima del Gran Buda.


La cabeza del Gran Buda.


Un pie del Gran Buda.


Interior del Templo de Dafo.


Fuente con el Ying y el Yang.


Bosque tropical junto al caudaloso río Dadu.


Bonito puente de camino al Templo de Wuyou.


Transportando alimentos.


El Gran Buda visto desde nuestra lanchas.


Una pagoda sobresale en lo alto de la montaña.

No hay comentarios: