Tenby

En Cardiff recogimos nuestro coche de alquiler y partimos rumbo hacia el condado de Pembrokeshire, en el extremo suroccidental de Gales. La autopista se termina poco después de pasar Swansea, la segunda ciudad de Gales, y pronto las carreteras empiezan a estrecharse.

Antes de entrar en el condado de Pembrokeshire paramos en el pueblo de Laugharne para contemplar las ruinas de su magnífico castillo medieval del siglo XIII. Su emplazamiento junto al mar es inmejorable. Muy cerca del castillo se puede visitar la casa donde residió el poeta galés Dylan Thomas.


Castillo de Laugharne.


De camino a Tenby.


Poco después llegamos a Tenby, una antigua villa de pescadores, que se ha convertido en uno de los destinos turísticos más solicitados por los galeses. La razón son sus fantásticas playas de arena blanca. Aunque el agua del Atlántico está un poco fría, en verano se llenan de turistas y la ciudad desprende aroma playero con tiendas de flotadores y colchonetas por todos los rincones.

La playa más concurrida de Tenby está frente al fotogénico islote de Santa Catalina, coronado por una vieja fortaleza victoriana. Cuando baja la marea, se puede llegar caminando hasta la isla y obtener buenas panorámicas del litoral de la ciudad.

Pero el lugar más bonito de Tenby es su puerto pesquero, rodeado de pintorescas casas de colores. Cuando baja la marea, el agua del mar desaparece de los muelles y las pequeñas embarcaciones se quedan varadas en la arena.


El pintoresco puerto de Tenby.


Barcos varados en la arena del puerto.


El mar desaparece del puerto cuando baja la marea.


Paseando por los muelles del puerto.


Playa de Tenby.


Isla de Santa Catalina.


Tiendas de utensilios playeros en las calles de Tenby.


Litoral de Tenby, desde la playa.


Desde Tenby se pueden hacer muchas excursiones caminando por el Wales Coast Path, un sendero que bordea toda la costa de Gales, o recorrer en coche las estrechas carreteras de Pembrokeshire.

Vale la pena acercarse hasta Pembroke, la capital del condado, para visitar su impresionante castillo del siglo XI, rodeado por un gran foso de agua. La pedregosa costa de la bahía de Stackpole es otra buena alternativa.


Algunas carreteras de Pembrokeshire son realmente estrechas.


La costa sur de Pembrokeshire.


Caminando por las praderas verdes.


Vacas pastando en la hierba.


Castillo de Pembroke.

2 comentarios:

Bleid dijo...

maravillosas imagenes
que ganas de visitar este pais olvidado por la potencia de sus vecinos pero que por lo que nos muestras con mucho por mostrar
un abrazo

Telémaco dijo...

Hola Bleid. Gales es un lugar muy tranquilo y rural. Ideal para hacer actividades al aire libre como senderismo o bicicleta. Un abrazo!