De Linz a Viena

De camino a Viena paramos para visitar la abadía de St. Florian, conocida como Augustiner Chorherrenstift. Está muy cerca de Linz y es uno de los monasterios más importantes de Austria. En los alrededores se monta un bonito mercado navideño y de artesanía.

Después de comer unos bocadillos junto a la abadía continuamos viaje hacia el pueblo de Steyr, una magnífica villa medieval levantada en la confluencia de los ríos Enns y Steyr. Las callejuelas empedradas de su bonito centro histórico invitan a pasear entre los aromas de los puestos de comida de sus mercados navideños.

Steyr cuenta con varios edificios singulares como el ayuntamiento rococó del siglo XVIII, iglesias y hasta un castillo. En fin de semana está abarrotado de turistas.

Cuando se hizo de noche volvimos al coche para regresar a Viena. Como a la mañana siguiente teníamos que coger el avión temprano buscamos un hotel cerca del aeropuerto para madrugar menos. Nos quedamos en el Eurohotel, situado a cinco kilómetros de las terminales, al lado de la autopista. La doble sin desayuno y con párking nos costó 51 euros. Muy recomendable si se pretende volar a primera hora de la mañana.


Abadía de St. Florian.


Preciosa panorámica del pueblo de Steyr.


Árboles nevados junto al canal, en Steyr.


Callejuela de Steyr.


Puerta de acceso al castillo de Steyr.


Plaza principal de Steyr.

No hay comentarios: