Galway

La tercera ciudad de Irlanda es, seguramente, la más animada del país y una de las más bellas. Las calles peatonales del centro son un hervidero de gente paseando entre músicos callejeros y terrazas de los pubs, ideales para tomarse unas pintas.

La gran plaza de Eyre Square es otro lugar repleto de terrazas donde los lugareños se amontonan en cuanto salen dos rayos de sol. Los jardines del centro de la plaza también se llenan de gente tumbada al sol.

Además de beber pintas y callejear por el centro vale la pena visitar la iglesia de San Nicolás, una de las más antiguas de Irlanda, edificada en el siglo XIV. Los irlandeses dicen que Cristóbal Colón rezó aquí años antes de viajar al Nuevo Mundo.

También es recomendable pasear por las riberas del río Corrib, repletas de jóvenes haciendo botellón o tomando el sol, y acercarse hasta el paseo marítimo de Galway después de una caminata de unos tres kilómetros por la orilla del mar. Aquí también hay pubs para comer o tomar una pinta.

Nos alojamos en el Galway City Hostel, bien situado en la plaza Eyre. La doble con desayuno (que te lo preparas tú mismo en la cocina) y ducha compartida nos costó 45 euros. En la puerta se puede aparcar gratis por la noche.


High street, la calle más comercial de Galway.


Shop street, continuación de la anterior.


Aprovechando los rayos de sol en la plaza Eyre.


El centro histórico de Galway.


Otra calle peatonal del centro.


Galway es ideal para pasear por sus calles peatonales.


Muchos pubs montan terrazas en las calles.


Tomando el sol junto al río Corrib.


Barcas en la zona del viejo puerto pesquero de Galway.


Bonitas casas del puerto.


Atardecer en la playa de Galway.

No hay comentarios: