Simferopol

Llegamos a Simferopol de noche y encontramos alojamiento en el hotel Valencia, una curiosa fusión ucraniocrimeanoespañola. El hotel está bastante bien y la habitación triple con una cama de matrimonio y un sofá-cama nos costó 60 euros. Dejamos las mochilas, nos duchamos y nos fuimos a tomar algo y a cenar por Simferopol.

La capital de Crimea no suele estar dentro de las rutas turísticas y, como centro de transportes, solo acostumbra a ser un lugar de paso. Nosotros dormimos en esta ciudad porque al día siguiente nos salía un vuelo a Kiev a las 7 de la mañana y éste es el único aeropuerto de Crimea. Habíamos comprado el billete el primer día al llegar al aeropuerto de Kiev para ganar tiempo y porque era muy barato. Solo nos costó 35 euros por persona con la compañía Aerosvit.

En Simferopol disfrutamos de la última noche de birras y vodkas en los animados bares del centro. Era sábado por la noche y había bastante ambiente por las calles, pero a las cinco de la mañana un taxi nos venía a buscar al hotel para ir al aeropuerto. Contra nuestra voluntad hicimos una retirada a tiempo y aún así la alarma del despertador fue infernal.

A las siete salió puntual nuestro avión y en poco más de una hora nos plantamos en Kiev. Como el vuelo de regreso a Madrid no salía hasta por la tarde nos fuimos a dar una última vuelta por el centro de la capital ucraniana.


Estación de ferrocarril de Simferopol, donde llegamos antes de ir a Yalta.


La llegada de nuestro tren.


Viejo trolebús en las calles de Simferopol.


Cartel de WC en el bar donde bebimos los vodkas de la última noche.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola: veo que te lo pasaste bien por ucrania, yo voy en una par de semanas a pasar 15 dias, me gustaria pedirte ayuda para pder organizar mi viaje, te dejo mi correro y me cometas lo que quieras, muchas gracias.
ivannunez1982@hotmail.es