Cañón del Colca

Contratamos el tour por el Cañón del Colca con la agencia Colonial, que está en la calle Santa Catalina, al lado de la plaza de Armas. La excursión estándar dura dos días y se pasa la noche en un hotel del pueblo de Chivay. El precio varía en función de la categoría del hotel elegido. Nosotros optamos por el más barato, básico pero con agua caliente, y nos costó 72 soles por persona (17 euros). A esto hay que sumarle otro boleto turístico similar al de Cuzco (35 soles) y las comidas porque solo entra el desayuno.

Un bus te pasa a recoger temprano por el hotel de Arequipa para poner rumbo a Chivay, en la región de los cañones. Por el camino se hacen algunas paradas para ver vicuñas, llamas y otros animales andinos como alpacas o vizcachas. La carretera asciende hasta los 4.900 metros, así que hay que estar bien aclimatado a la altura antes de hacer el tour. En el punto más elevado hay un pequeño mercadillo artesanal y un mirador. El paisaje es desértico y pedregoso.

Sobre el mediodía se llega al pueblo de Chivay, levantado al inicio del Cañón del Colca, donde la agencia te lleva a comer a un buffet. Cuesta unos 6-7 euros y está rico. Por la tarde puedes ir a bañarte a unas piscinas de aguas termales, que están bastante bien. Al anochecer te llevan a cenar a una restaurante con espectáculo de danzas tradicionales, bastante cutre.

Es al día siguiente cuando se visitan los lugares más interesantes. Hay que madrugar para desayunar y salir del hotel a las 6.00 h. de la mañana porque es importante llegar al mirador de la Cruz del Cóndor sobre las 8.30 h. Es a partir de entonces cuando el cóndor andino planea por el cañón y es todo un espectáculo verlo pasar por encima de tu cabeza. El único problema es que está abarrotado de gente.

Por el camino entre Chivay y la Cruz del Cóndor se visitan pequeños pueblos del Cañón del Colca como Yanque, con una bonita iglesia blanca. En todos estos pueblecitos hay montones de lugareños con vestidos tradicionales y cóndores en los brazos buscando turistas para hacerse una foto.

A lo largo de la carretera sin asfaltar que recorre el Cañón del Colca también vas haciendo paradas para observar el precioso paisaje de la zona. Este cañón, pese a ser mucho más profundo (3.191 m.) que el del Colorado, no tiene nada que ver. Aquí no hay paredes tan verticales como en Arizona y no produce esa sensación de verticalidad. Parece más un valle y muchos lugareños lo llaman el valle del Colca en lugar de cañón. Pese a todo, el paisaje salpicado de pueblecitos y campos de cultivo es magnífico.

El tour regresa a Arequipa sobre las 17.00 h. de la tarde. Al llegar nos tomamos unas cervezas en las arquerías de la plaza de Armas y nos fuimos a la terminal terrestre para coger el autobús nocturno de Cruz del Sur a Nazca. El billete cuesta 107 soles (25 euros).



El volcán Misti se levanta en medio de un paisaje árido.



Vicuñas pastando.



La carretera hacia el cañón del Colca.



Un mercado a 4.900 m. el punto más elevado de camino al cañón.



Abuela tejiendo a mano.



Por las noches hace mucho frío y el agua se congela.



El pueblo de Chivay al fondo del valle.



Iglesia de Chivay.



Mujer con su niño cargado a la espalda.



Las piscinas termales de Chivay.



Nuestro grupo musical en la cena folklórica de Chivay.



El cañón del Colca, precioso.



Dando el biberón a una pequeña llama.



Jovencita quechua con vestido tradicional.



Iglesia del siglo XVIII en Yanque, un pueblecito del cañón del Colca.



Bailes tradicionales en la plaza de Yanque.



Iglesia de Pinchollo, otro pequeño pueblo del Cañón.



Mujer con un cóndor en el brazo.



El cóndor andino.



En cualquier pueblecito se monta un mercadillo.



Mercadillo con vistas al cañón del Colca.



Otra panorámica del cañón.



Cóndores volando junto al mirador de la Cruz del Cóndor.



Cóndores planeando bajo el sol.



El cóndor es enorme y guarda cierto parecido con el buitre.



Panorámica del cañón del Colca.



Campos de cultivo en terrazas, en el valle del cañón del Colca.



Las aguas del río Colca formaron el cañón hace miles de años.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante tu viaje y los datos que das. Nosotros (somos una pareja de argentinos) en diciembre de este año vamos para allá, pero solo a Cusco, Puno y quizás cruzamos a Bolivia y vamos a Copacabana.

Gracias por el relato
Flavia

Anónimo dijo...

grax x el dataso,me sirvio un buen,to tbm viajare.

Rfa. dijo...

Muchas gracias por la información. Si no fuese por usuarios como tú, Google sería una biblioteca vacía.

Telémaco dijo...

Gracias Rfa!! Un saludo.

Anónimo dijo...

DANDO BIBERON ES A UNA ALPACA:)
Y ESA AVE NO ES UN CÓNDOR LA DEL PRIMER PLANO, COMO DIJISTE, LOS CÓNDORES SON COMO BUITRES

Anónimo dijo...

BuEna crónica aunque con algunos errores. Has confundido el cañón del Colca con el valle del Colca. Son dos cosas distintas. Eso porque en un viaje tan breve no se puede explorar tan largo y profundo en su total extensión. Para hacer apreciaciones de valor primero hay que conocer completamente el tema. Y claro, hay otros errores menos importantes: el animal que la niña alimenta no es una llama; y los animales que muestran los lugareños no son cóndores.
Date otra vuelta por ahí y re escribe tu crónica. Verás que te sientes mejor y a la vez nos regalas mejor información.
Saludos.

yanet karitza ore choccña dijo...

Buena info, buen relato y magnifica experiencia...soy peruano y aclarar solo q las aves q se encuentran en hombros de los lugareños no son condores, son gavilanes, el cóndor es 3 veces más grande q el gavilan q se ve en imagen, lo cual la hace una ave majestuosa de la cordillera de sudamerica.