Mont Saint Michel

Después de visitar las playas del desembarco nos fuimos hacia el Mont Saint Michel, a unos 100 km, y llegamos cuando ya empezaba a anochecer. Hicimos una visita nocturna a esta fascinante abadía y nos pusimos a buscar alojamiento para pasar la noche. Los hoteles que están dentro de la abadía son muy caros, pero la carretera que lleva hasta el Mont Saint Michel está plagada de hostales económicos. Nos alojamos en uno llamado Le Manoir, a pie de carretera. La habitación doble nos costó 40 euros y la cena casera 15 por barba. Por la mañana visitamos de nuevo el Mont Saint Michel, esta vez con luz, y entramos al monasterio.

El Mont Saint Michel es uno de los lugares más bellos de Francia. Se trata de una abadía fortificada, fundada en el siglo VIII, que se erige en lo alto de una enorme roca. Antiguamente, cuando la marea subía, se convertía en una isla y sólo se podía llegar hasta ella en barco. Actualmente existe una carretera que la comunica siempre con el continente, aunque la marea esté alta.En verano, cuando la marea baja, se puede llegar hasta la abadía caminando por la arena que antes estaba cubierta por el mar, pero hay que hacer el recorrido con un guía experto, ya que esta tierra pantanosa esconde arenas movedizas que pueden engullir a una persona.

En la Edad Media, muchos intentos de invasión fracasaron porque estas arenas movedizas atrapaban a los caballos de los ejércitos invasores.

El interior de la abadía es hoy uno de los lugares más turísticos de Francia y está repleto de tiendas de souvenirs, cafés y restaurantes, a cuál de ellos más caro. El interior del monasterio conserva, sin embargo, el encanto medieval.

Impactante es también la imagen del Mont Saint Michel desde la lejanía. Cuando estás a unos kilómetros de distancia se aprecia su silueta en el horizonte como si se tratara del castillo de un cuento de hadas.


La fantástica silueta del Mont Saint Michel desde la lejanía.


El Mont Saint Michel.


Una callejuela dentro de la fortaleza.


Otra calle estrecha. En noviembre casi no hay turistas.


El mar rodea la abadía.


Esta es la carretera que une el Mont Saint Michel con tierra firme.


Nuestro Clio en el párking del Mont Saint Michel. En esta época del año es gratis.


El Mont Saint Michel se ilumina por las noches.

No hay comentarios: