Castillos del Loira

A la mañana siguiente nos fuimos de ruta por los Castillos del Loira. Hay montones de castillos y palacios en este valle, lugar de recreo para los antiguos reyes de Francia. Nosotros visitamos cuatro (Amboisse, Chenonceau, Blois y Chambord) y terminamos la jornada en Chartres, ya muy cerca de París. El coche es imprescindible para desplazarse de un castillo a otro si el tiempo es escaso.

Château de Amboisse
Preside la pequeña ciudad de Amboisse en lo alto de una colina junto al Loira. Durante el siglo XVI, el rey Francisco I organizó grandes orgías entre sus paredes. Se dice que Leonardo da Vinci está enterrado en una capilla anexa al castillo.


La bruma del Loira a su paso por Amboisse.


El Château de Amboisse.


Otra vista del Château, con su jardín delante.


Puente sobre el Loira.


Château de Chenonceau
Se encuentra en un paraje idílico rodeado de bosque y bellos jardines a las afueras del pueblo de Chenonceaux. Desde la entrada al recinto hasta llegar al castillo se atraviesa un preciosos camino entre plataneros, que en otoño cubren de hojas el trayecto. El castillo está levantado sobre el río Cher, un afluente del Loira, que cruza sus cimientos.


Los plataneros llenan de hojas el camino hacia el castillo.


El Château de Chenonceau.


El río Cher pasa por debajo del Château.


Château de Blois
Es el más feo que visitamos y totalmente prescindible. Se encuentra en medio de la ciudad de Blois y las múltiples reformas a las que ha sido sometido a lo largo de la historia han producido un resultado poco atractivo a la vista.


Château de Blois.


Château de Chambord
Es el más grande y monumental de todos los que vimos. Está en medio de una gigantesca reserva de caza vallada por una muro de piedra de 32 km. En su interior campan a sus anchas los ciervos, jabalíes, zorros y muchos otros animales. En el centro se encuentra este fantástico castillo edificado por Francisco I en el siglo XVI. En su interior hay una escalera diseñada por Leonardo da Vinci.


Château de Chambord.


Uno de sus patios interiores.


Montones de arcos en su fachada interior.


La noche nos cayó encima en Chambord.


El Château al anochecer.

No hay comentarios: