Bucovina

Después del caos de Bucarest pusimos rumbo a los tranquilos paisajes de Bucovina, el corazón de Moldavia, en el norte de Rumanía, muy cerca ya de la frontera con Ucrania. Sus habitantes son hermanos de los moldavos, que tienen país propio al otro lado de la frontera rumana. Las grandes llanuras y los campos interminables caracterizan esta zona.

En Bucovina visitamos sus monasterios ortodoxos, auténticas joyas escondidas en este rincón del norte de Rumanía. Diseminados por los montes de Bucovina se encuentran estos monasterios de los siglos XV y XVI ricamente decorados con frescos en perfecto estado de conservación.

Los monasterios de Voronet, Sucevita, Moldovita y Humor son los más importantes, pero hay otros muchos por la zona.

Estos paisajes están repletos de pueblos de casas dispersas por el bosque en las que es fácil encontrar alojamiento. Nosotros dormimos en una de ellas con una familia encantadora que también nos preparó la cena, el desayuno y nos invitó a tomar licores artesanos por la noche.


Monasterio de Humor.


Fantástica torre de vigilancia.


Pueblecito moldavo.


Interior de uno de los monasterios.


La casa donde nos alojamos.


Gasolinera en la estepa moldava.


Grandes llanuras en la Moldavia rumana.

No hay comentarios: