Budapest

La capital de Hungría es una ciudad tranquila, limpia y repleta de monumentos. El Danubio divide las antiguas ciudades de Buda y Pest, ahora una sola metrópoli, que conserva el encanto de su pasado imperial.

El Puente de las Cadenas, sobre el Danubio, es una de sus estampas más famosas y el Palacio Real, en lo alto de una colina a la que se puede acceder en funicular, es un buen lugar para observarlo. El Bastión de los Pescadores es otro punto clave para tener buenas panorámicas de la ciudad.

El edificio del Parlamento es otra de las imágenes más conocidas de la ciudad. El centro tiene muchas calles peatonales y plazas repletas de puestos de comida. Por la noche abundan los lugares de marcha, aunque muchos de ellos están apartados del centro.

En la zona de Pest destaca la enorme Plaza de los Héroes con la columna del arcángel San Gabriel en el centro. No muy lejos se encuentra el Castillo de Vajdahunyad, rodeado por un excelente parque.


Panorámica de Budapest.


El Puente de las Cadenas


La orilla del Danubio.


El Palacio Real, hoy un museo.


Puesto de comida callejero.


El funicular de Buda.


Zona antigua de Buda.


La zona antigua es encantadora.


La Plaza de los Héroes.


Budapest, desde el Bastión de los Pescadores.

No hay comentarios: