Nueva York

Qué se puede decir de la capital del mundo. Nueva York es una ciudad fascinante que lo tiene todo y que no defrauda a nadie. Cualquier rincón de cualquier calle parece sacado de una película y es que Nueva York ha sido y sigue siendo el gran escenario de las pelis americanas. Coches patrullas, luces de neón, tiendas de donuts, cafeterías, raperos, ejecutivos... Todo se mezcla entre rascacielos y atascos de tráfico. Una fusión única.

Nos alojamos en un albergue YMCA en Brooklyn que habíamos reservado desde España. El baño era compartido y los pasillos olían un poco mal, pero por 30 dólares la doble privada es toda una ganga en Nueva York. Además, te permite mezclarte con el NY de barrio, con el que está fuera de la isla de Manhattan. La cafetería junto al albergue donde desayunábamos todos los días era auténtica. Camareras con la jarra de café que te van rellenando la taza, polis comiendo huevos fritos y trabajadores corrientes comiendo un donut...

Las combinaciones para llegar a Manhattan no eran malas y es que el transporte público, el metro sobre todo, llega a casi todos lados.

Una vez en Manhattan lo ideal es olvidarse del metro y prepararse para caminar kilómetros y kilómetros. Desde la calle 1 hasta la 200, desde la primera avenida hasta la octava... cualquier ruta es buena y vas pateando casi sin darte cuenta. Al final del día los pies te recuerdan que posiblemente hayas recorrido 10 o 15 kilómetros.

Las cosas para ver aparecen en cualquier guía y son de sobra conocidas: Wall Street, Soho, Tribeca, China-Town, Little Italy, Estatua de la Libertad, Empire State, Central Park, Times Square, Moma... la lista sería interminable.

Recomendaría también dedicar una mañana a pasear por Harlem, en el norte de Manhattan, para ver la vida del barrio negro más popular de NY. El cambio es radical y eso que Harlem es cada vez un barrio más de moda y que poco a poco se está revitalizando.

Otro consejo, para ver la Estatua de la Libertad lo mejor es coger el ferry gratuito a Staten Island que pasa junto al monumento. Subir a él no vale la pena a no ser que se esté dispuesto a hacer cinco horas de cola.

Al anochecer, una cerveza en el restaurante giratorio del Marriot vale los 20 dólares que te clavan. Las vistas de 360º de Manhattan son impresionantes.

Nosotros pasamos seis días en NY y la verdad es que se nos quedó corto. Es una ciudad que nunca se acaba.


Musicales en Broadway.


Times Square, en el centro de Manhattan, es el corazón de Nueva York.


La Quinta Avenida.


Un mercadillo callejero corta una gran avenida en Manhattan.


El Guggenheim, junto a Central Park.


Central Park, pulmón de Nueva York.


Central Park es un buen lugar para relajarse.


Puesta de sol en Central Park.


Las catedrales se quedan pequeñas junto a los modernos rascacielos.


El Madison Square Garden, hogar de los Knicks.


Empire State Building, techo de Nueva York por culpa de Bin Laden.


Las vistas desde el Empire son espectaculares.


Anocheciendo en lo alto del Empire.


Al fondo se divisa la característica cúpula de acero del edificio Chrysler.


Otro delicioso parque para descansar entre rascacielos.


Terracitas para comerse una pizza en Little Italy.


Taxi en el Soho.


Típicas escaleras de incendios de los edificios neoyorquinos.


Paseando por Chinatown.


En Chinatown se pueden comprar falsificaciones de todo tipo.


Poli de Nueva York junto a una estación de metro.


El edificio de la Bolsa de Wall Street.


Esta enorme explanada en el distrito financiero es la Zona Cero.


Bonito camión de bomberos.


76 grados a la sombra, mucho calor, aunque sean farenheit.


El puente de Brooklyn.


Silueta de Nueva York desde el puente de Brooklyn.


La Estatua de la Libertad, desde el ferry de Staten Island.


La sede de Naciones Unidas.


Una calle de Harlem.


Calle Malcom X, esquina con Martin Luther King ¡Esto es Harlem!


Estas chimeneas, por todo N. Y., expulsan toxinas de las alcantarillas constantemente.


Bus escolar de película.


Calle de Brooklyn cercana a nuestro albergue.

2 comentarios:

JAVIER ADAN dijo...

Buenas fotos y tu blog tan interesante como siempre. NY una ciudad que me dejó fascinado.
un saludo.

Vicente M. dijo...

Que ganitas tengo de ir a Nueva York, y con estas imágenes aún me entran más ganas. Muchas gracias por compartirlas en tu blog :)