Lhasa

Nuestro vuelo con China Southern salía de Chengdu a las 6.00 de la mañana, así que ese día nos tocó madrugar bastante (a las 4 había que estar en el aeropuerto). Una furgoneta del Mix Hostel nos llevó hasta allí, acompañados de una chica para mostrar el permiso del Tibet en el control de la policía en la zona de embarque. Allí nos despedimos de la chica y de nuestro permiso.

Al aterrizar en Lhasa se supone que nos tenía que esperar otro autobús para llevarnos a la ciudad que está a unos 100km, pero no había nadie. De todos modos, hay muchos autobuses públicos que hacen el recorrido por 2,5 euros. Los autobuses te dejan junto al Palacio de Potala. Una vez allí montamos en un rickshaw que nos llevó al hotel que habíamos reservado.

El hostal se llama Phuntsok Khasang International Youth Hostel y, aunque es habitable, no es especialmente recomendable. Claro que el alojamiento en el Tibet está en general peor que el resto de China. O es muy caro o está en peores condiciones. El precio de la habitación doble era de 18 euros. Este es su correo electrónico tibet.hotel@gmail.com y el teléfono: 86 0891 6915222 8000, aunque no suelen reservar si no lo haces a través de otro hotel, como el Mix Hostel de Chengdu.

Primero nos tocó una habitación con el baño roto que apestaba nada más entrar y que no tenía ventanas. Pedimos que nos cambiaran la habitación y nos dijeron que solo les quedaba libre la De Luxe Room, que costaba 2 euros más por noche. No dudamos en pillarla. Era un poco más grande, no olía y tenía ventana así que fueron los dos euros mejor invertidos del viaje.

La situación del hotel sí es buena, muy cerca del Potala y de las calles del Bakhor. También cuenta con una azotea con bar con unas vistas espectaculares. No tiene ascensor y al subir las escaleras hasta el cuarto piso es cuando más se notan los 3.800 metros de altitud de Lhasa. Sobre todo el primer día. Luego te vas acostumbrando a la altura.

Vale la pena recorrer las callejuelas del Bakhor con calma y entrar al templo de Jokhang. En la zona sur está el barrio árabe con una mezquita. Fuera de la zona del Barkhor destaca el imponente Palacio de Potala, la silueta más famosa del Tíbet. Por fuera es impactante, aunque es difícil poderlo visitar por dentro a no ser que se vaya en un grupo organizado.

El gobierno chino ha limitado el número de visitantes diarios que pueden acceder al Potala para conservar su estructura de madera y las entradas se agotan en pocas horas. Hay quién hace cola durante la noche para conseguir una, así que nosotros nos conformamos con rodearlo por fuera como hacen los peregrinos. Siempre hay que bordearlo en el sentido de las agujas del reloj.

El Palacio de Norbulingka, más alejado del centro, no merece demasiado la pena, sobre todo por lo cara que es su entrada. Mejor opción es visitar el Monasterio de Debrun, que se encuentra en lo alto de una montaña a unos 10 km de Lhasa. Hay autobuses que te llevan por 1 euro. Es un monasterio enorme con montones de callejuelas por donde perderse.

Antes de abandonar Lhasa hay que ir a una agencia de viajes cercana al hotel a recoger el depósito de 20 euros que se paga en el Mix Hostel al contratar con ellos el permiso de entrada al Tíbet.


La inconfundible silueta del Palacio Potala.


Peregrinos rodeando el Potala.


Los rodillos sagrados que rodean el Potala.


Una calle del centro de Lhasa.


Callejuelas en la ciudad antigua.


Carne de yak al corte.


Mantequilla de yak.


Monje budista.


Peregrina anciana.


Peregrinos rezando sus oraciones.


Otro grupo de peregrinos reposando.


Orando junto al templo de Jokhang.


Moviendo el rodillo sagrado del Templo de Jokhang.


Templo de Jokhang.


Palacio de Norbulingka.


Bellísimas montañas rodean la ciudad de Lhasa.


De camino al monasterio de Debrun.


Monasterio de Debrun, a 4.000 metros.


Monjes en el monasterio de Debrun.


Un niño aviva el fuego sagrado en Debrun.


Laberínticas callejuelas en el monasterio de Debrun.


Peregrina en Debrun.

2 comentarios:

lorenia dijo...

Que buen reporte, fijate que vamos a China el dia 10 de julio y regresamos el 23 de agosto, todavia estamos un poco despistadas en nuestro itinerario, queremos estar en el Tibet por supuesto y visitar las zonas de Yunnan, volamos directo a Bejing y de ahi estamos un poco perdidas... pues sabemos que los recorridos son largos y pretendemos una semana en el Tibet y otra en Yunnan... tú que ya estuviste por allá nos puedes dar una orientada con el itinerario? aunque he estado en tu reporte y me parece fenomenal... gracias por subirlo...

Telemaco dijo...

Hola lorenia

Para ir al Tíbet, al menos en 2007, había que sacarse un permiso con alguna agencia de viajes.

Nosotros lo hicimos en Chengdu, que es el lugar más económico, aunque también se puede hacer en Pekín directamente.

De todas formas, si tienes tiempo también vale la pena visitar Chengdu y el gran Buda de Leshan.

También te recomendaría no perderte la zona de Yangshuo-Guillin y los bancales de arroz de la zona. Para mi fue de los mejor del viaje!!

Saludos!