Chengdu

A Chengdu llegamos en avión y al aeropuerto nos vino a recoger una furgoneta del hostal que habíamos reservado desde Xian. Se llamaba Mix Hostel y la habitación doble salía por 14 euros. Es un pequeño hostal en la zona norte de la ciudad, asociado con un hotel que se encuentra en la acera de enfrente. Si se alquila una habitación doble privada te alojan en ese hotel, que, como en Pekín, también parece un cuatro estrellas; así que merece mucho la pena. Además está bien situado cerca de la ciudad antigua y cuenta con una buena agencia de viajes para tramitar los permisos al Tibet.

El famoso Tibet Permit no es más que un papelillo que hay que presentar en el aeropuerto de Chengdu cuando vas a embarcar hacia Lhasa. A nosotros nos costó unos 70 euros por persona. Creo que en otros lugares los tramitan más baratos, pero por lo menos puedo asegurar que los permisos del Mix Hostel funcionan. Tardan tres días en prepararlo (pueden ser dos apretando a la chica de la agencia).

También reservamos los vuelos al Tíbet que como mínimo salen a 300 euros por persona (150 para Chengdu-Lhasa y otros 150 para Lhasa-Chengdu). A nosotros nos salió un poco más caro porque la vuelta la cogimos hasta Chongqing (175 euros). Para completar el pack también reservamos el hostal en Lhasa. El Mix hostel te ofrece en su paquete la primera noche en Lhasa gratis en dormitorio compartido o el descuento equivalente si prefieres una doble privada. También incluye el transporte hasta el aeropuerto de Chengdu con una chica que te acompaña hasta la zona de facturación y que se encarga de mostrar el permiso a las autoridades. Luego se lo queda ella y tú te vas para el Tíbet sin permiso ni nada. Eso lo hace para que no te escapes de Lhasa porque ese permiso sólo sirve para visitar la capital del Tíbet y sus alrededores.

Aquí os dejo los datos del Mix Hostel por si queréis mandarles un correo: mixhostel@hotmail.com Telf. 028 83222271 / 028 83222236
Permisos aparte, Chengdu es una ciudad que bien merece la pena visitar. Capital de la región de Sichuan, se trata de una enorme metrópoli con un bonito casco antiguo reformado y peatonal. Esa zona vieja está muy cerca del Mix Hostel. Sólo hay que cruzar el río y llegar hasta el monasterio de Wenshu donde comienza una calle peatonal que te lleva hasta la ciudad vieja. Es una zona muy agradable para pasear o tomar un té en alguna de sus muchas teterías. También vale la pena entrar al monasterio de Wenshu y recorrer sus jardines. Probar la comida típica de Sichuan es como echarle fuego a la boca porque todo pica de cojones.

Más al sur se llega al Chengdu moderno con sus rascacielos y centros comerciales. La gigantesca plaza del Pueblo, de estilo comunista, es el centro neurálgico de la ciudad y está presidida en uno de su laterales por una gran estatua de Mao.

Otro de los atractivos de Chengdu es el centro para la reproducción del Panda gigante, que se encuentra a unos 10 km de la ciudad en una zona boscosa. Se puede ir por libre, pero nosotros nos apuntamos a la excursión del hotel. Marchamos en furgoneta a las 8.30 de la mañana porque hay que llegar pronto para ver a los pandas comer sus eucaliptos. Los mejores son los pandas pequeños que trepan por los árboles. También hay pandas rojos, una mezcla de castor y oso panda.

Merece la pena visitar Leshan donde está el Gran Buda, a unos 100km de Chengdu. Nosotros fuimos en furgoneta compartida en otra excursión del hotel.


Monasterio de Wenshu.


Ciudad antigua de Chengdu.


Señora antigua de Chengdu.


Los rascacielos al fondo de la ciudad antigua.


Comida ultrapicante de Sichuan. Los chinos comen con té.


Transportando tablones en un carro.


El Chengdu moderno.


Contrastes entre las casas antiguas y los modernos rascacielos.


La inmensa plaza del Pueblo.


Una gran estatua de Mao preside la plaza del Pueblo.


Una pareja de pandas gigantes.


Y esto se supone que es un panda rojo.

No hay comentarios: