De Zadar a Venecia

Para regresar a Venecia acabamos de recorrer la escarpada costa norte de Croacia. Comimos en la localidad de Rijeka, muy industrial aunque tampoco la visitamos demasiado porque estaba lloviendo. Cruzamos la frontera eslovena y entramos en Italia. Pasamos con el coche por Trieste, en la frontera entre Eslovenia e Italia, y continuamos a Venecia.


Puesto de naranjas en la carretera. Compramos un kilo y nos invitó a un trago de rakia, el licor típico de los Balcanes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

buen texto, seguid así. Apuesto a que cuando parasteis a hacer la foto os comprasteis una red de naranjas, yo tambien lo hubiese hecho. Estaban buenas?

ANAMANAS dijo...

Gracias por tu blog.
Hola. Fantástica región. Yo ya he ido dos veces. La primera para conocer la costa Dálmata y sus islas en profundidad Hvar, Korchula...disfrutr de nuevo el Mediterráneo en estado puro (nada que ver con la degradadas costas españolas).
Y el segundo cruzamos desde Italia (Ancona) a Montenegro; Bahía de Kotor alucinante, igual que el desfiladero del río Tara que te lleva hasta Bosnia. Luego cruzamos Bosnia con sus bosques: Mostar, Sarajevo para acabar en Plitvice y la peninsula de Istria, más turística pero con detalles espectaculares el anfiteatro en Pula, Porec...De ahí a Trieste y vuelta a España. Recomiendo a todo el mundo ir pero no en julio, ni agosto. Lo mejor es ir en junio o septiembre porque todavía puedes aprovechar el agua del Adriatico y te libras de los turistas alemanas e ingleses que hacen lo mismo que en España, comer, beber y tomar el sol.

Telémaco dijo...

Sí, los Balcanes es una región fantástica. No conocemos Kotor y nos gustaría profundizar más en la costa Dálmata. Seguro que volvemos en un futuro. Saludos!